Taimaboffil's Blog

A la mujer, jóvenes y niñ@s, con pretendida óptica revolucionaria.

¿COMO LLEGARON LOS CHINOS A CARACAS? Carmen Clemente Travieso. “Anécdotas y leyendas de la vieja Caracas” (extracto).

Alrededor de 1892 llega de Cuba, José Peña a la capital, era el primer chino en llegar a la Caracas de Joaquín Crespo, para montar una tabaquería entre Torre y Madrices: “EL FENIX”. Enseña español a un compatriota y trae a dos más, creando la primera Lavandería China del País, entre Angelitos y Quebrado, en la capital. Lavaban camisas y cuellos para hombre (“palomita” o “solapa”), entre semana, para repartir al fin de esta, por un modesto salario de cinco reales. Desde entonces, entre nosotros, mantienen sus costumbres ancestrales, entre ellas la celebración –a todo dar, con mesas repletas de comidas y bebidas preparadas por ellos mismos- del Año Nuevo Chino, el mes de febrero.

mayo 16, 2010 Posted by | NARRATIVA, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

SI NO HAY LEAL, NO HAY LOPA…Carmen Clemente Travieso. “ANÉCDOTAS Y LEYENDAS DE LA VIEJA CARACAS. (Extracto)

Cuando comencé Arquitectura en la U.L.A., me tocó la maravillosa experiencia de vivir en una pensión para estudiantes. Recuerdo a su dueña con afecto: la Sra. Baena, hermana de un primo político mío (Carlos Jácome); ahora leo que alrededor de 1890/1900, existía en la capital, frente al Banco Caracas, una pensión para estudiantes del interior que venían a la Universidad Central. Tenía cuartos separados por humildes tabiques, con roperos siempre vacíos, para jóvenes, quienes mandaban semanalmente a lavar “fiado” su  cuello de “palomita” y su camisa “veintiúnica” con dedicadas lavanderías chinas. Por supuesto, se escondían para evadir el pago (faltante) al chino que repartía la ropa cada fin de semana. Narra C. Clemente T. que un día llegó a la pensión un muchacho cumanés quien adquirió la costumbre de utilizar los servicios de los chinos, con la característica falta de dinero, cuando una tarde…

“Bachiller, ahí está el chino con su ropa…

Espere, doña que me voy a esconder…”

Pero el chino, ante la súplica del fiado por la señora, respondió lacónicamente:

“Si no hay leal no hay lopa”.

Hoy esa frase es lugar común venezolano para negar el “fiado”…

mayo 15, 2010 Posted by | NARRATIVA, Uncategorized | , , , | Deja un comentario