Taimaboffil's Blog

A la mujer, jóvenes y niñ@s, con pretendida óptica revolucionaria.

¿AL BORDE DE UNA GUERRA NUCLEAR?


autor: ARMANDO MONASTERIOS. 

 Las reflexiones del Comandante Fidel Castro han revivido la paranoia de un posible conflicto nuclear que estuvo siempre presente durante la “Guerra Fría”. Bueno, paranoia para el que quiere angustiarse con eso y no lo digo porque el tema no sea de suma importancia pero yo ya estoy bien preocupado por la inflación, la inseguridad y el desempleo, que antes me muero de cualquiera de estas cosas que de un bombazo. Pero como soy farandulero, lo voy a enfocar desde el ángulo que me gusta. Las armas nucleares han dado para todo, así como el peligro que conlleva la manipulación de la energía nuclear en las supuestamente “seguras” plantas nucleares; eso nos lo pueden contar Jane Fonda y Michael Douglas en “El Síndrome de China”( The China Syndrome ) de 1979. A raíz de la película se produjo un tenso debate en los Estados Unidos, apoyando o cuestionando las dichosas plantas. Lo curioso fue que en abril de ese mismo  año se produjo un sorpresivo accidente en la planta nuclear de la Isla de Tres Millas, cerca de Harrisburg y que tuvo a los norteamericanos en vilo ante el temor de un holocausto. La realidad superó a la ficción de considerar 100% seguras ese tipo de instalaciones.
 Pero los años pasan y luego tenemos otra peliculita con el tema: “El día despues de mañana” ( The day after ) de 1983, donde los gringos lloraron a cántaros ante el miedo de morir como los japoneses de Hiroshima y donde los comerciantes hicieron su agosto vendiendo provisiones para los dueños de refugios nucleares. Por cierto, en esa misma época se vendían unas muñecas de trapo bien feas las “Bebes Repollitos” que venían con certificado de adopción. Así que, los norteamericanos entre “Repollitos” y el miedo a hongos atómicos transitaron la decada de los 80.
 Las armas nucleares no sirven para nada bueno y menos para hacer chistes malos, como aquel de Reagan cuando dijo que en 5 minutos los EEUU lanzaban un ataque nuclear contra la Unión Soviética. No sabemos si ya tenía el Anzeimer, la cuestión fue que luego pidió disculpas porque el pensaba que su micrófono estaba en off.
 Fijese que las armas nucleares son tan malas que no nos defienden ni de los extraterrestres. Así pasó en “La guerra de los Mundos” ( War of the Worlds) de 1953 que no les arrancó ni la pintura a las naves de los marcianos. Aunque si les hizo reír mucho a otros marcianitos muy sádicos y graciosos en la película de Tim Burton “Marcianos al Ataque” ( Mars Attacks) de 1996, donde se burlan de la arrogancia y el poderío militar estadounidense encabezados por un no menos arrogante presidente interpretado por Jack Nicholson.
 Ahora, dejando el terreno de las películas, hay algo curioso que viene desde los ecos de la Historia. El día 5 de julio de 1945 sobre el desierto de Alamo Gordo en el estado de Nevada (EEUU) estallaba la primera bomba atómica. Era la culminación del trabajo de muchos científicos arropados bajo el nombre en clave de “Proyecto Manhattan”. Uno de esos científicos, Robert Oppenheimer, sobrecogido por el poder desatado, recordó aquel texto del Bhagavad-Gita que dice: “Yo soy la muerte, el gran destructor de los mundos y he venido aquí  a destruír a toda la gente…” ( Bhagavad-Gita Cap. 11. Texto 32) El Terror Tecnológico ya estaba desatado, poco después miles de personas morirían de forma instantanea en Hiroshima y Nagasaki. En aquel día de julio el presidente Truman recibió la noticia por medio de un telegrama que decía : “El navegante italiano acaba de desembarcar en el Nuevo Mundo. Los indígenas son amistosos”. Ahora, aquí viene el mensaje para ti lector, agobiado por tantas ansiedades; tomando las palabras de ese telegrama que presagiaban futuras muertes, ahora, en este tiempo, las podemos convertir en algo distinto: la esperanza para la humanidad post-nuclear, post-catástrofes, viene precisamente del Nuevo Mundo y de las ancestrales culturas indígenas se retomará la sabiduría que salvará a la humanidad . Si quieren saber más, busquen las declaraciones del canciller de Bolivia David Choquehuanca. Del sur de nuestro continente surgirá la Nueva Era, la Nueva Vida . Eso es seguro. No toda la humanidad va a morir calcinada. El camino de la esperanza existe; así que son malas noticias para los apocalípticos. La vida en la Tierra continuará , de otra manera y bajo otras reglas, donde predominarán la solidaridad, los valores humanos y el respeto a la Madre Tierra, aunque ahora nos suene a película de ciencia ficción.
                                                          Armando Monasterios

octubre 22, 2010 - Posted by | CINE, DERECHOS HUMANOS, NARRATIVA | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: