Taimaboffil's Blog

A la mujer, jóvenes y niñ@s, con pretendida óptica revolucionaria.

CHE GUEVARA


ENCONTRARTE. Luciana MacNamara

El pasado 9 de octubre se cumplió un año más de la muerte del revolucionario más emblemático del siglo XX: Ernesto Che Guevara.

Aún cuando murió hace solamente 37 años el Che ha entrado en el imaginario popular no sólo de América Latina sino del mundo entero con una fuerza y de una manera como ningún otro personaje contemporáneo.

Con el Che se identifica todo el mundo: los revolucionarios y los que no lo son. Existe también un Che globalizado y comercial sobre franelas, llaveros y vasos plásticos.  Es probablemente el occidental más famoso en Asia. Los jóvenes de todos los continentes ostentan prendas con su efigie, sin importar su pensamiento y formación política.Sobre él se han escritos un sin número de libros, artículos y ensayos, sin mencionar los sitios en la red, hay decenas y decenas de ellos en todos los idiomas.Pero, ¿Qué es lo que provocó este fenómeno?

 

Sin duda alguna las cualidades y características objetivas referidas al personaje y a su personalidad: el revolucionario, el guerrillero, el político, el estadista, el idealista, el romántico, el altruista a las cuales se suma su aspecto físico de hombre viril y vigoroso que lo transformó también en un símbolo sexual.
 
 
  Y por último su manera de morir: joven y por una causa a favor de los oprimidos de los explotados, luchando casi solo contra un imperio.Se parece demasiado a otro personaje que tanto cambió la historia de la humanidad y que según la tradición vivió y murió hace 2000 años.

Obviamente no se pretende hacer comparaciones sobre dos figuras tan distantes en el tiempo, además que sobre Cristo ni siquiera tenemos datos históricos precisos y las historias sobre su vida se escribieron muchísimos años después de su muerte y fueron ampliamente manipuladas por los interesados en crear una nueva doctrina y distorsionadas por el tiempo y la tradición oral.

Por lo contrario el Che es un hombre de carne y huesos que vivió entre nosotros hasta no hace mucho y sin embargo ya ha entrado en el imaginario colectivo como un ser casi sobrenatural.

Seguramente si hubiese vivido hace unos siglos y si los hombres que se dice que mató los hubiera matado en nombre de Dios y de la Iglesia, a unos “infieles” por ejemplo,  ahora sería un santo en lugar de un guerrillero.Ernesto Che Guevara es realmente un personaje monumental y como no nos atrevimos a escribir sobre él debido a la gran cantidad de material que se consigue en la web decidimos presentarles algunos artículos y páginas que a nuestro juicio recogen el material más interesante sobre su vida y su legato.Pero antes de pasar a acompañarlos en  este paseo guevariano por el cyber espacio queremos ofrecerles un juego visual que justamente se basa sobre la iconografía místico-religiosa de occidente.  

Además publicamos un carta que Cortázar escribió cuando se enteró de la muerte del Che apenas unos días después, un poema de Mario Benedetti y los invitamos a visitar la EXPO que en este número está dedicada a la iconografía del Che en la Web.

El guerrillero heroico El Martirio de San Sebastián
Foto de Alberto Díaz Gutiérrez alias “Korda”  1960
Para leer la historia de esta famosísima foto
visitar el sitio            http://www.zonezero.com/kordasche/indexsp.html
Óleo sobre madera de Antonello da Messina 1475
Museo Gemäidegalerie Dresden, Alemania

 

   

 

   

 

   
 

 

El sincretismo revolucionario-religioso  también en música

Canción necesaria Vicente Feliú 1968 Guevara  Fran Delgado 2003


Julio Cortazar: La muerte del “Che”

París, 29 de octubre de 1967

Roberto, Adelaida, mis muy queridos:

Anoche volví a París desde Argel. Solo ahora, en mi casa, soy capaz de escribirles coherentemente; allá, metido en un mundo donde sólo contaba el trabajo, dejé irse los días como en una pesadilla, comprando periódico tras periódico, sin querer convencerme, mirando esas fotos que todos hemos mirado, leyendo los mismos cables y entrando hora a hora en la más dura de las aceptaciones. Entonces me llegó telefónicamente tu mensaje, Roberto, y entregué ese texto que debiste recibir y que vuelvo a enviarte aquí por si hay tiempo de que lo veas otra vez antes de que se imprima, pues sé lo que son los mecanismos del télex y lo que pasa con las palabras y las frases. Quiero decirte esto: no sé escribir cuando algo me duele tanto, no soy, no seré nunca el escritor profesional listo a producir lo que se espera de él, lo que le piden o lo que él mismo se pide desesperadamente.

La verdad es que la escritura, hoy y frente a esto, me parece la más banal de las artes, una especie de refugio, de disimulo casi, la sustitución de lo insustituible. El Che ha muerto y a mí no me queda más que silencio, hasta quién sabe cuándo; si te envié este texto fue porque eras tú quien me lo pedía, y porque sé cuánto querías al Che y lo que él significaba para ti. Aquí en París encontré un cable de Lisandro Otero pidiéndome ciento cincuenta palabras para Cuba. Así, ciento cincuenta palabras, como sin uno pudiera sacarse las palabras del bolsillo como monedas. No creo que pueda escribirlas, estoy vacío y seco, y caería en la retórica. Y eso no, sobre todo eso no.

Lisandro me perdonará mi silencio, o lo entenderá mal, no me importa; en todo caso tu sabrás lo que siento. Mira, allá en Argel, rodeado de imbéciles burócratas, en una oficina donde se seguía con la rutina de siempre, me encerré una y otra vez en el baño para llorar; había que estar en un baño, comprendes, para estar solo, para poder desahogarse sin violar las sacrosantas reglas del buen vivir en una organización internacional. Y todo esto que te cuento también me averguenza porque hablo de mí, la eterna primera persona del singular, y en cambio me siento incapaz de decir nada de él. Me callo entonces. Recibiste, espero, el cable que te envié antes de tu mensaje. Era mi única manera de abrazarte, a ti y a Adelaida, a todos los amigos de la Casa. Y para ti también es esto, lo único que fui capaz de hacer en esas primeras horas, esto que nació como un poema y que quiero que tengas y que guardes para que estemos más juntos.

Che

Yo tuve un hermano.
No nos virnos nunca
pero no importaba.
Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo,
le tomé su voz
libre como el agua,
caminé de a ratos
cerca de su sombra.

No nos vimos nunca
pero no importaba,
mi hermano despierto
mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.

Ya nos escribiremos. Abraza mucho a Adelaida. Hasta siempre,

Julio


Así estamos
consternados
rabiosos
aunque esta muerte sea
uno de los absurdos previsibles
da vergüenza mirar
los cuadros
los sillones
las alfombras
sacar una botella del refrigerador
teclear las tres letras mundiales de tu nombre
en la rígida máquina
que nunca
nunca estuvo
con la cinta tan pálida

vergüenza tener frío
y arrimarse a la estufa como siempre
tener hambre y comer
esa cosa tan simple
abrir el tocadiscos y escuchar en silencio
sobre todo si es un cuarteto de Mozart

da vergüenza el confort
y el asma da vergüenza
cuando tú comandante estás cayendo
ametrallado
fabuloso
nítido

eres nuestra conciencia acribillada

dicen que te quemaron con qué fuego
van a quemar las buenas
buenas nuevas
la irascible ternura
que trajiste y llevaste
con tu tos
con tu barro

dicen que incineraron
toda tu vocación
menos un dedo

basta para mostrarnos el camino
para acusar al monstruo y sus tizones
para apretar de nuevo los gatillos

así estamos
consternados
rabiosos
claro que con el tiempo la plomiza
consternación
se nos ira pasando
la rabia quedará
se hará más limpia

estás muerto
estás vivo
estás cayendo
estás nube
estás lluvia
estás estrella

donde estés
si es que estás
si estás llegando

aprovecha por fin
a respirar tranquilo
a llenarte de cielo los pulmones

donde estés
si es que estás
si estás llegando
será una pena que no exista Dios

pero habrá otros
claro que habrá otros
dignos de recibirte
comandante.
Consternados, Rabiosos
Mario Benedetti

Vámonos,
derrotando afrentas
ERNESTO CHE GUEVARA

Así estamos
consternados
rabiosos
aunque esta muerte sea
uno de los absurdos previsibles

da vergüenza mirar
los cuadros
los sillones
las alfombras
sacar una botella del refrigerador
teclear las tres letras mundiales de tu nombre
en la rígida máquina
que nunca
nunca estuvo
con la cinta tan pálida

vergüenza tener frío
vergüenza tener frío
y arrimarse a la estufa como siempre
tener hambre y comer
esa cosa tan simple
abrir el tocadiscos y escuchar en silencio
sobre todo si es un cuarteto de Mozart

da vergüenza el confort
y el asma da vergüenza
cuando tú comandante estás cayendo
ametrallado
fabuloso
nítido

eres nuestra conciencia acribillada

dicen que te quemaron con qué fuego
van a quemar las buenas
buenas nuevas
la irascible ternura
que trajiste y llevaste
con tu tos
con tu barro

dicen que incineraron
toda tu vocación
menos un dedo

basta para mostrarnos el camino
para acusar al monstruo y sus tizones
para apretar de nuevo los gatillos

así estamos
consternados
rabiosos
claro que con el tiempo la plomiza
consternación
se nos ira pasando
la rabia quedará
se hará más limpia

estás muerto
estás vivo
estás cayendo
estás nube
estás lluvia
estás estrella

donde estés
si es que estás
si estás llegando
aprovecha por fin
a respirar tranquilo
a llenarte de cielo los pulmones

donde estés
si es que estás
si estás llegando
será una pena que no exista Dios

pero habrá otros
claro que habrá otros
dignos de recibirte
comandante.

Mario Benedetti

Montevideo, octubre de 1967

Para leer la biografía del Che además de consultar documentos y ver fotos:

http://www.patriagrande.net/cuba/ernesto.che.guevara/

http://www.uco.es/~i62guigm/che/menu.htm

http://www.el-comandante.com/

Para leer las obras del Che (libros, artículos y conferencias):

http://www.filosofia.cu/che

Les sugerimos visitar  la galería de fotos de la revista el Nuevo Cojo Ilustrado año 2003 mes de noviembre N 7

http://elnuevocojo.com/Galerias/Che_Guevara/44.html

Para consultar los documentos desclasificados de la CIA sobre la muerte del Che (en inglés)

http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB5

Consternados, Rabiosos Vámonos,
derrotando afrentas
ERNESTO CHE GUEVARA

enero 11, 2010 - Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, LO CULTURAL/IDEOLOGICO, POLÍTICA |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: