Taimaboffil's Blog

A la mujer, jóvenes y niñ@s, con pretendida óptica revolucionaria.

ALBERTO LOVERA,CAMARADA. ¡A 45 AÑOS DE SU ASESINATO!

A los cuarenta y cinco años de su asesinato, el Partido Comunista de Venezuela rinde un excelso homenaje a la memoria del camarada ALBERTO LOVERA y exige JUSTICIA y CASTIGO a los culpables que aún sobreviven.
Caracas, 18 oct. 2010, Tribuna Popular.- El Buró Político del Partido Comunista de Venezuela recordó hoy el 45 aniversario del secuestro, y posterior asesinato, del camarada Alberto Lovera en la Plaza Las Tres Gracias, en la ciudad Capital, producto de la política criminal de los gobiernos de la burguesía puntofijista.
Carlos Aquino, miembro del Buró Político, comenzó la rueda de prensa mencionando la fecha del 18 de octubre de 1965, cuando el camarada Alberto Lovera, miembro del Buró Político para la época, fue secuestrado, torturado salvajemente hasta provocarle la muerte y, finalmente, intentaron desaparecerlo.
“Es para nosotros un deber fundamental recordar la memoria del camarada Alberto Lovera, porque la aparición de su cuerpo recuerda y acusa al régimen puntofjista, al sistema de la democracia burguesa que se impuso en Venezuela”, señaló Aquino.
Asimismo, subrayó que hoy, en “este proceso revolucionario estamos procurando trascender, transformar el estado burgués todavía imperante para poder construir la sociedad de justicia por la cual lucho y entrego su vida heroicamente el camarada Alberto Lovera.”
A continuación reproducimos un escrito enviado por Alberto Lovera, hijo, a Tribuna Popular:
Este 18 de octubre se cumplen cuarenta y cinco (45) años del secuestro, tortura, asesinato y desaparición del Camarada Alberto Lovera, quien era miembro del Buró del Partido Comunista de Venezuela, para octubre de 1965, Alberto (mi padre) era partidario de la lucha armada como medio para la toma del poder, para así construir la revolución en Venezuela, para crear una sociedad de justicia e igualdad, para la gran mayoría de los venezolanos, y representaba el sueño de miles de mujeres y hombres en nuestro país y en el mundo, como decía el Ché “Sean capaces de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario” y esa cualidad era la que motivaba a mi papá en todas sus luchas, y lo acompañó hasta el día de su muerte.
Ese 18 de octubre de 1965, estaba Lovera en las inmediaciones de la Plaza de las Tres Gracias circulando en su vehículo, según algunas versiones, y según otras fuentes, estaba en una reunión con miembros del Partido en un apartamento en los Chaguaramos, el hecho concreto fue, que ese día de octubre manera absolutamente ilegal, fue secuestrado por esbirros de la Digepol, y digo secuestrado de acuerdo al significado de ésta palabra en el diccionario, luego fue llevado a varios de los centros clandestinos de tortura que tenía la Digepol, donde de manera cobarde y aberrante fue brutal y salvajemente torturado, hasta incluso causarle la muerte, y aquí es imprescindible reivindicar su valor con el que se estrellaron sus torturadores ante el contundente muro de su silencio, estuvo durante nueve (09) días soportando ésta situación.
Meses antes habían secuestrado, asesinado y desaparecido a otros camaradas, como parte de lo que era el “Terrorismo de Estado, como ejercicio represivo del poder de los gobiernos de Acción Democrática y COPEI, es decir el Terrorismo de Estado como política pública.
Fue específicamente durante el gobierno de Raúl Leoni, y el ministro de relaciones interiores era Gonzalo Barrios, cuando sucedió la desaparición de mi papá, es fundamental recordar que durante ese gobierno con el apoyo y asesoría de la agencia central de inteligencia, se crea en Venezuela la terrible figura del desaparecido político, tal y como lo ha dicho en más de una oportunidad el Dr. José Vicente Rangel, como aberrante elemento central del Terrorismo de Estado, cuya asquerosa práctica se aplicó después en los países de Centro y Suramérica, como política de exterminio hacia toda la oposición durante esos años y los posteriores.
Es estrictamente necesario recordar que la Constitución de 1961, plenamente vigente cuando secuestran y asesinan a Lovera, consagraba el derecho a la vida como un derecho inalienable, e igualmente Venezuela era ya signataria de la Convención de Viena, o como se conoce la Convención de los Derechos Humanos, todo ese aparataje legal fue completamente obviado durante el asesinato de mi padre, y el de más de tres mil (3.000) asesinados y asesinadas y desaparecidos y desaparecidas durante la IV República, y como acertadamente menciona con frecuencia el Dr. José Vicente Rangel Vale “un pueblo que olvida su pasado, está condenado a repetir sus errores en el futuro”.
Lovera el desaparecido.
Luego de su secuestro, tortura y asesinato, a mi papá le amarraron unas cadenas un pico y un candado a su cuerpo antes de lanzarlo al mar en las playas Barcelona, esperaban que se hundiera su cuerpo y fuese un desaparecido más, como los hermanos Pasquier, Alejandro Tejero entre otros, pero el destino quiso que su cuerpo flotara, y denunciara lo que era una práctica aberrante durante esos gobiernos de ultra derecha, la desaparición forzada de personas.
Mis recuerdos de esos momentos, y de él, son muy vagos, yo tenía apenas seis (06) años de edad, sin embargo viene a mi memoria las angustias de mi mamá María del Mar, para saber donde estaba mi papá y que había pasado con él, y cuando le preguntábamos nos decía que él estaba enfermo fuera de Caracas, hasta que, en marzo de 1966 es ordenada la exhumación de un cuerpo en una tumba sin nombre del cementerio de Barcelona en el Estado Anzoátegui, y luego de los exámenes odontológicos fue identificado como el cuerpo de Alberto Lovera, al día siguiente mi mamá nos sentó a mi hermana y a mi, en la sala de la casa y nos dijo que nuestro papá había muerto, en ese momento nos abrazamos y lloramos los tres, un profundo dolor se apoderó de nosotros, yo tenía seis años y mi hermana Yanira solo tenía cuatro (04), y nos quedamos sin papá por el resto de nuestras vidas, que injusticia tan grande, y más aún cuando pienso en las miles de familias que vivieron situaciones similares en nuestro país, y peor aún en Centro y Suramérica, cuyas prácticas terroristas de estado, asesinaron y desaparecieron a cientos de miles de luchadores y luchadoras por un mundo mejor.
Al hacer esta gran reflexión y para culminar, quisiera compartir con todos ustedes una pregunta que me he estado haciendo en los últimos días ¿cuando dejamos de ser seres humanos?, porque los cobardes que torturaron y desaparecieron a mi papá y a otros miles no pueden llamarse humanos, como tampoco los torturadores y asesinos en Centro y Sur América, lo que sucede es que dejamos de ser, solo para existir, y, sí continúa la acción depredadora del capital, pareciera que irremisiblemente como bien dice el Camarada Fidel Castro, la nueva especie en peligro de extinción es el hombre, y lo que ahora es una especulación, pereciera que cada día más se convierte en un realidad inexorable.
“Que su valor, fortaleza e infinito amor por la humanidad, sean ahora y siempre ejemplo de Revolucionario”
Honor y Gloria para Alberto Lovera
¡Hasta la Victoria Siempre!
A continuación reproducimos un escrito especial elaborado por J. Enrique Montero y Tribuna Popular:
Alberto Lovera fue secuestrado por la policía política del régimen betancurista encabezado por Raúl Leoni, frente a la Ciudad Universitaria de la UCV, en la Plaza Las Tres Gracias, en Caracas, el 18 de octubre de 1965, y aparecido su cuerpo destrozado y encadenado en las playas de Lecherías, estado Anzoátegui, el 27 de octubre de 1965.
Este execrable crimen le fue servido en bandeja de plata al imperialismo norteamericano por sus serviles verdugos, quienes para aquel momento eran: Raúl Leoni, desgraciadamente Presidente de Venezuela; Gonzalo Barrios, Ministro de Relaciones Interiores; Luis Vera Gómez, ideólogo de la represión y la tortura, Director General del Ministerio; y el inefable y tristemente célebre criminal José Jesús Patiño González, Director de la Gestapo venezolana, entiéndase Dirección General de Policía (Digepol).
En la delación que orientó a la Digepol a detener a Lovera, intervinieron tres tránsfugas, a saber: Helímenes Chirinos, quien lo delata diciéndole a Carlos Vegas, Jefe de Capturas, que como responsable militar y de finanzas Lovera tenía en su poder 500 mil bolívares, que los criminales querían a toda costa; el desertor Raúl Peña Palencia, convertido en esbirro y quien participó también en las torturas; y Aníbal González, traidor y delator de la “concha” de Lovera, a quien la Digepol le regaló una suma de dinero para una casa en Propatria.
En relación a su vida, Lovera ingresa al PARTIDO COMUNISTA a muy temprana edad.
En 1947 representó al Partido en un Congreso de Juventudes realizado en Varsovia.
En 1952 es electo Diputado al Congreso Nacional, lo cual rechaza en desacuerdo por el fraude electoral que dio como ganador al Cnel. Marcos Pérez Jiménez a la Presidencia de la República.
Cuando se constituye la Junta Patriótica, en Junio de 1957, forma parte integrante de la misma en representación del PCV.
En 1958, a la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, dirige las acciones en los barrios populares de la capital.
Siempre, hasta el mismo momento de enfrentar dignamente la muerte cara a cara, siete años después, asumió con compromiso y coraje todas las tareas que le asignó el Partido, sabiendo que luchaba por una causa mayor, por la liberación y el socialismo.
La estabilidad de la dictadura de la “Ancha Base” (AD, URD, FND) descansaba en semejantes actos de barbarie criminal que, a modo de plataforma, servían de sostén a una especie de espiral sangrienta del crimen cimentada por la dominación imperialista y amparada por una ley en alto grado prostituida.
Alberto, cual insigne combatiente por la libertad y la justicia, consecuente luchador al lado de la clase obrera y fiel a sus ideas y principios comunistas, por su profunda convicción revolucionaria se inclinó por la alternativa de los héroes, y murió como tal, puesto que supo darle un sentido heroico a su vida, que sirve de ejemplarizante conducción a todos los comunistas, y siempre estará presente como referencia de todo luchador revolucionario y como “símbolo del revolucionario auténtico que respalda con la muerte el acto de vivir en rebeldía”, y los comunistas sabremos edificar una sociedad sobre las bases de su ejemplo.
Detenido sin resistencia armada, torturado hasta el martirio, tuvo el coraje de no hablar, y frente a tanto valor aquellas bestias convertidas en jauría infernal daban rienda suelta al más exacerbado sadismo, infringiéndole las más crueles torturas, que institucionalizadas constituían la estructura de un sistema de gobierno represivo y entreguista al servicio de la clase dominante burguesa apátrida, de la fuerza imperialista.
La Digepol buscaba a Lovera vivo o muerto. Dos días después de su detención, el 20 de octubre, su esposa denunció ante el Fiscal General su desaparición y el 29 de noviembre el Dr. José Vicente Rangel, denuncia en la Cámara de Diputados la desaparición y presunta muerte de Lovera.
Cuatro meses más tarde, luego de muchas interpelaciones, el 22 de marzo de 1966, se logra constituir el Tribunal en el cementerio y se procede a la exhumación del cadáver y al reconocimiento del mismo por parte de su viuda, María del Mar Álvarez de Lovera.
Patiño González nunca reconoció que Lovera fue detenido por ellos y en declaraciones que dio a la prensa, con extremo cinismo afirmó: “si Alberto Lovera está muerto, nada de extraño tiene que lo hayan matado quienes aplican el extremismo comunista sustentado por él. Su muerte se explicaría entonces como producto de lo que fue su vida: la acción comunista-terrorista, a la que se integró a espaldas de la ley, del orden y del respeto a la condición humana de los demás, y la denuncia de su desaparición era un recurso para procurarle libertad de movimiento en la continuidad de sus actividades clandestinas y bien conocidas”.
Este criminal, Patiño González, quien nunca tuvo respeto por los derechos humanos, nunca fue investigado.
De la memoria histórica de las y los venezolanos, no pueden ni deben borrarse los crímenes del bipartidismo adecopeyano.

A los cuarenta y cinco años de su asesinato, el Partido Comunista de Venezuela rinde un excelso homenaje a la memoria del camarada ALBERTO LOVERA y exige JUSTICIA y CASTIGO a los culpables que aún sobreviven.

¡Honor y gloria a nuestros mártires!

octubre 26, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, POLÍTICA | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Una reflexión sobre el actor Orángel Delfín

Autor: Armando Monasterios
Hace pocas semanas volví a ver “La Oveja Negra” de nuestro querido Román Chalbaud y entre los personajes que en ella están se puede ver la presencia melancólica, anodina del actor Orángel Delfín, casi se puede pensar que fue un gesto de generosidad por parte del buen Román para ayudar a aquel amigo que trabajó con el en “Caín adolescente” de 1959.Y uno no puede menos que recordar aquella brillante trayectoria en papeles recios como el que interpretó en “Tirano Banderas” de Valle Inclán para VTV.Pero este hombre recio tenía un alma sensible.Conversando con la excelente guionista y amiga Blanca Sánchez me contó que Delfín interpretó un personaje en una adaptación que ella hizo junto con Mauricio Odreman y Enrique Armas de “La última oportunidad del Magallanes”,una miniserie de VTV dirigida por Rafael Gómez. Delfín hizo el papel del abuelo que no quiere que le quiten a su nieto,un abuelo que lo llevaba a ver los partidos de beisbol. Me cuenta Blanca que en los ensayos se le vió llorar conmovido por su personaje.
A las nuevas generaciones no les suena para nada su nombre.Estoy convencido que dentro de 50 años cuando ninguno de nosotros este aquí,los venezolanos de esa época visitarán la obra de dos artístas para tener una idea de como eramos los venezolanos de ahora;esas obras son: La obra escrita de la canario-venezolana Maritza Plasencia y las películas de Román Chalbaud,en ellas,en ese recuerdo nostálgico que tendrán esos venezolanos del futuro estará la presencia de Orángel Delfín.Tal vez no todo sea olvido ¿Verdad?

mayo 29, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, CINE, TV | , | 1 Comentario

1º de febrero 1817: EZEQUIEL ZAMORA. 1817-1860. Venezuela.

CON LAS CONSIGNAS “TIERRAS Y HOMBRES LIBRES”, “RESPETO AL CAMPESINO” Y “DESAPARICIÓN DE LOS GODOS” SE GANÓ LA DEVOCIÓN POPULAR Y SE ENARBOLÓ COMO GENERAL DEL PUEBLO SOBERANO.

SU NOBLE Y RECIA PERSONALIDAD CALA EN EN EL CORAZÓN DE UN PUEBLO SEDIENTO DE JUSTICIA Y REIVINDICACIÓN QUE LO SIGUE POR EL INTRINCADO CAMINO DE LA GUERRA FEDERAL: LA LUCHA DE LAS MASAS POPULARES CONTRA LA OLIGARQUÍA.

MUERE EN SAN CARLOS A UN MES DE LA FAMOSA Y CONTUNDENTE VICTORIA REVOLUCIONARIA DE LA BATALLA DE SANTA INÉS. A PESAR DE SU PREMATURA MUERTE, ZAMORA EN EL LIDER MÁS IMPORTANTE DEL SIGLO XX VENEZOLANO.

AHORA, EN ESTE AÑO 2011, SIGLO XXI, CON LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA SE LLEVA A CABO EL REGISTRO DE TODOS Y TODAS LOS Y LAS PRODUCTORES(AS) AGROPECUARIOS(AS).

¡TIERRA Y HOMBRES (Y MUJERES) LIBRES!

¡ZAMORA VIVE, LA LUCHA SIGUE!

ver también: UN FILM. AUTORES: EL PUEBLO, ZAMORA, BRITO Y CHALBAUD…LA VILLA DEL CINE.

mayo 22, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, POLÍTICA, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Gracias a la vida…

¡UPA! Se le decía a toda niña o niño que se caía, o que no estaba de pie, para indicarle que debía levantarse. También es palabra infantil para solicitar se “cargado(a)” en brazos por una persona mayor. Por cierto, U.P.A. fueron las siglas usadas por el Partido Comunista de Venezuela para abreviar “Unión Para Avanzar” como nombre de su organización política-electoral hace muchos años, fue un intento serio para levantarse.

Todo lo anterior lo digo, pues mi edad, me comentó una amiga, se empieza –entre otras cosas- a sufrir de las tres “C”: Cerebro, Corazón y Caídas, solo me faltaba la última “C” para completar el trío e iniciar este nuevo ciclo de la vida: la inexorable vejez física.
Es duro reconocer que se llega a viejo sin darse uno cuenta, o sin querer, siendo múltiples las causas. El meollo del asunto está en reconocer la realidad, como paso inicial a la aceptación, (A uno comienzan a llamarle abuelo, maestro, viejo, etc., pero de modo respetuoso).de hecho a los 60 se comienza a percibir una pensión denominada Pensión de Vejez. Los achaques se manifiestan con prontitud y se ingieren más pastillas que un pastillero, pero no todo es un fastidio, a pesar de tomarse conciencia de la nueva cercanía de la desaparición física o muerte, recuerdo como durante una grabación de TV en exteriores, Carmelo Ficcetola. (maquillador excelente de CORAVEN C.A.) acariciaba unas florecitas silvestres, luego supe que afrontaba una enfermedad terminal y pude entender su realidad; igual me pasó con un maestro de la diagramación de telenovelas, el Sr. Moraña, cuando supe que vivía lo mismo y recibí un duro golpe también, pues estaba presente cuando Juan Lamata (Presidente de CORAVEN C.A.) dio la orden de despedirlo con doble pago de sus prestaciones de muchos años y este me comentó las razones que tenía para beneficiarlo. Posteriormente el Sr. Moraña me empleó como dialoguista de una novela que escribía/producía para WAPA TV de Puerto Rico, aprendiendo así del oficio y de la vida mucho más…

Hoy, luego de pasar los 60 años, comienzo mi vejez dando gracias a la vida, a pesar de todo lo bueno y lo no tan bueno. Por eso lo cuento…y vuelvo a cantar.

mayo 13, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Juana Azurduy: La lucha de las mujeres en la independencia

lapolillacubana | Marzo 7, 2010 at 11:08 pm | Etiquetas: 8 de marzo, Juana Azurduy, Mujeres, Nuestra America | Categorías: America Latina, Nuestramerica | URL: http://wp.me/pbsQl-196

En homenaje al Día Internacional de la Mujer, y muy especialmente, en homenaje a todas las mujeres Nuestroamericanas, dignas descendientes de la estirpe gloriosa de Juana!!  Muchas felicidades, compañeras: El presente es de lucha, ¡¡EL FUTURO ES NUESTRO!!
Juana Azurduy: La lucha de las mujeres en la independencia
Por Mara Espasande (*)
¿Cuántas mujeres políticas podemos nombrar?, ¿Cuántas filósofas, historiadoras, militares, poetas, escritoras? Hasta el más erudito podría descubrir que sólo encuentra un pequeño puñado de nombres…
La historia mundial, latinoamericana y argentina es una historia de hombres hecha por hombres. Una hipótesis para explicar esta situación podría sostener que en el marco de una sociedad patriarcal, la mujer quedó relegada al ámbito privado. Sin embargo, indagando en nuestro pasado descubriremos que esto no fue así. Si bien la estructura social condiciona el papel público de las mujeres, fueron muchas las que se animaron a quebrar esa barrera y protagonizar acontecimientos fundamentales para la historia de nuestra patria.
Cuando estas mujeres -además de tener la osadía de desafiar esta estructura social- se comprometieron con las luchas por la liberación de nuestros pueblos, sufrieron un doble silenciamiento: por su género, pero también por su pelea contra la clase dominante y las estructuras de opresión. “Malditas” al decir de don Arturo Jauretche, que “habiendo protagonizado hechos importantes o habiendo realizado obras valiosas, en ambos casos antagónicos al sistema predominante, han sido hundidos (diríamos hundidas en este caso) en el silencio y el olvido, para que las mayorías populares de hoy no puedan adquirir sus ideas o sus trayectorias para enriquecerse en la continuidad de la misma lucha”(1).No se trata entonces de hacer una historia paralela, ni caer en reduccionismos simplistas, ni ensalzar sus figuras individuales y vidas ejemplares que sin duda llevaron a cabo. Nos proponemos desde una óptica de la sociedad en su conjunto, hacer justicia con esa “mitad invisible de la historia” (2) que junto a muchos hombres lucharon por la construcción de la patria grande. La independencia se presenta en la historiografía liberal como la “gesta de los grandes hombres”. Hombres políticos, militares, escritores, intelectuales. Bien podría cuestionarse ¿no aparecen las mujeres en el relato de Mitre, cociendo las banderas, haciendo los trajes militares, donando sus joyas para el engrandecimiento del Ejército de los Andes? Es verdad, las mujeres aparecen instaladas en un lugar complementario, servicial a las demandas del momento, “colaboradoras necesarias”, pero no protagonistas y siempre actuando dentro del ámbito privado.
Juana Azurduy fue una de esas mujeres, que se convirtió en líder montonera en la guerra contra los realistas en el Alto Perú, siendo ésta una de las batallas más difíciles y sangrientas de la gesta de la independencia americana.
Oriunda de Chuquisaca nace en el seno de una familia con una buena posición económica. Ya a los 16 años en el Convento de Santa Teresa donde estudiaba, organiza reuniones clandestinas donde siguen apasionadamente la sublevación de Túpac Amarú. Expulsada de esta casa de estudios, se casa con Manuel Padilla con quien tiene 4 hijos. El matrimonio apoya los levantamientos de Chuquisaca y La Paz de 1809. Una vez desatada la guerra en 1810 Manuel organiza la resistencia contra los realistas en el Alto Perú. En ese momento Juana junto a otras mujeres dejan su hogar para sumarse al ejército. Por su conocimiento del quechua y aymará convoca a los indios a incorporarse a la guerra, “seguir a Juana es seguir a la tierra” comentarán respondiendo a su llamado. Luego de las derrotas patriotas de Vilcapugio y Ayohuma nacerá la “Guerra de republiquetas” en las cuales Juana realiza un pacto con el Cacique Juan Huallparrimachi que forma el cuerpo de “Los Húsares”. En el transcurso de la guerra mueren sus cuatro hijos y ella queda embarazada. Resulta casi increíble imaginar a Juana pariendo en medio del territorio de guerra, dando a luz y con su niña en brazos luchar contra un grupo de realistas que la había encontrado, para llegar a un poblado indígena donde poner al resguardo a la recién nacida y continuar la batalla. El cargo de “Teniente Coronel” otorgado por Manuel Belgrano y la visita del Libertador Simón Bolívar, son los únicos reconocimientos que Juana recibe. Al finalizar las guerras de la independencia entrará en el olvido y exclusión muriendo en la pobreza extrema en 1862. Juana constituye un ejemplo por su compromiso con la realidad política de su época hasta las últimas consecuencias. Por la postergación de los intereses personales en pos de la construcción social. Esta es una de las tantas mujeres silenciadas de América Latina al igual que Macacha Güemes, Martina Céspedes, la haitiana Marie-Jeanne, Paula Jaraquemeda en Chile, Francisca Javiera Carreda, Josefa Camejo en Venezuela o Manuelita Sáenz en Ecuador. Junto a ellas hubo mujeres indígenas, mestizas y criollas que quizás sea nuestra tarea integrarlas a nuestra memoria colectiva. Historias que sin duda, nos interpelan como mujeres, argentinas y latinoamericanas, ¿cuáles son las luchas presentes?, ¿dónde la patria necesita nuestro compromiso y esfuerzo? Estamos convencidas de la riqueza y la fuerza que tenemos para aportar en la construcción de esa patria grande que no pudo ser alcanzada en el siglo XIX. El siglo XXI recién comienza y su historia está por escribirse.

marzo 8, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, POLÍTICA | , , | Deja un comentario

Manuelita Sáenz

POR: CARLOS ALVARERZZ SAA 

 

Patriota ecuatoriana (Quito, 1797 Paita, Perú, 1856), compañera del Libertador Simón Bolívar. “Caballeresa del sol” fue el nombre que recibió Manuela Sáenz al recibir la más alta condecoración que el Perú revolucionario concedía a los militantes de la causa patriota, la Orden del Sol. “La Sáenz” era como la llamaban despectivamente los que no la querían (los enemigos de Bolívar, que no eran pocos), y como ella misma se llamaba para demostrar su desprecio por ellos y por las «preocupaciones sociales, inventadas para atormentarse mutuamente», según sus palabras. “La libertadora” fue el epíteto que recibió después de que le salvara la vida a Simón Bolívar la noche del 25 de septiembre de 1828. “Amable loca”, “Manuelita la bella”, son otros de los calificativos con los que se conoce a Manuela Sáenz, la mujer que acompañó a Bolívar en los últimos ocho años de su vida (1822-1830), que promovió activa y beligerantemente la independencia del territorio suramericano y que sufrió por su efímera homogeneidad política. La fecha exacta de su nacimiento, al igual que la de su muerte, es incierta. En algunos libros se lee 1797-1856, en otros, 1798-1859, otros dicen que iba con el siglo. Su lugar de origen tampoco se sabe con certeza, esto ni a ella misma le importaba, pues declaraba: «Mi país es el continente de América. He nacido bajo la línea del Ecuador». Sin embargo, el dato más aceptado es Quito, 1797 – Paita, 1856. Su padre fue Simón Sáenz y Vergara, un español miembro del Concejo de la ciudad de Quito, capitán de la milicia del rey y recaudador de los diezmos del reino de Quito, casado con Juana María del Campo. Joaquina Aispuru era su madre, quiteña, que legó a Manuela el odio de su familia por haberla deshonrado con un amor ilícito.

En 1822, a los veinticuatro años, Manuela ya era la esposa de un acaudalado comerciante inglés, James Thorne, natural de Aylesbury. Era señora de una gran casa en Lima y de otra en las afueras (Magdalena); había sido condecorada con la Orden del Sol, el 23 de enero de 1822, por haber convencido a su medio hermano, un capitán del regimiento de Numancia del ejército realista, y a los demás oficiales de la unidad, para que se pasaran al campo de los patriotas.

Este año, Manuela Sáenz regresó a Quito, al encuentro del Libertador y de la proclama de la libertad de la ciudad y la incorporación oficial del país a la República de la Gran Colombia. El 16 de junio de 1822, en el baile de gala con el que se celebró la liberación, conoció a Simón Bolívar. Desde este día, se convirtió en su sombra: fue la última mujer con quien Bolívar sostuvo un amor continuo desde la muerte de su esposa, María Teresa del Toro, veinte años antes; fue su confidente, cuidó y salvaguardó sus archivos, protegió su vida, y sus intereses políticos fueron los de ella. Manuela volvía a una ciudad que la había despreciado por haber abandonado el convento de Santa Catalina en 1815, su hogar desde que murió su madre, para irse con un oficial de la Guardia Real, Fausto D’Elhúyar. Este hecho hizo que su condición de hija ilegítima fuera esgrimida con vehemencia por una sociedad intolerante que siempre la llamó “bastarda” y la expulsó de su seno. Ahora volvía a hacerlo, pues Manuela repetía la historia con el Libertador. Desde este día, la vida de Manuela se regiría por la de Bolívar. Antes se había regido por la de su padre, cuando concertó su matrimonio en Panamá, a donde viajó al ser expulsada del convento. James Thome intentó lo propio, pero ni aun los derechos conyugales se lo permitieron.

En 1823 Bolívar fue a Lima para poner fin a la guerra civil que se había desatado, y allí se instaló Manuela, aun cuando en esa ciudad estaba su residencia con Thorne (él estaba en Chile), menospreciando las consecuencias sociales que esta circunstancia pudiera traerle. Sin embargo, esto resultó ser un punto a favor para sus intereses personales y para los intereses políticos de la independencia. Manuela sabía moverse tanto entre la “buena sociedad” de Lima, como entre los comerciantes (ingleses y limeños) y los patriotas, y estar al tanto de lo que pasaba y podía pasar en la ciudad. En octubre de ese año fue incorporada en forma oficial al Estado Mayor de Bolívar, a petición del coronel Daniel O’Leary. Fue encargada de los archivos personales del Libertador y se le otorgó el grado de coronela, por lo que vistió casaca azul, vueltas y cuello rojos. En la batalla de Ayacucho (1824), Manuela siguió a Bolívar a discreción por los Andes. El 1 de diciembre de 1827 salió para Bogotá, ante la solicitud de Bolívar de reanimar «una vida que está expirando». En esta ciudad debió enfrentar un grupo grande de detractores, entre los que se encontraban Francisco de Paula Santander y José María Córdova, enemigos declarados de la Sáenz. «Tendría 29 a 30 años cuando la conocí en toda su belleza. Algo gruesa, ojos negros, mirada indecisa, tez sonrosada sobre fondo blanco, cabellos negros, artísticamente peinados y los más bellos dedos del mundo [...] era alegre, conversaba poco; Fumaba con gracia. Poseía un secreto encanto para hacerse amar», así la describió Jean-Baptiste Boussingault, un profesor de ciencias francés que Santander trajo a Colombia en 1824, y con quien Manuela compartió muchos momentos políticos y sociales.

Durante los primeros meses de vida en Bogotá, Manuela vivió en la Quinta de Bolívar, una casa situada «a la sombra de los cerros de Monserrate», construida por José Antonio Portocarrero a principios de siglo y que, por motivos de las guerras de independencia, pasó a manos de Bolívar en 1820. El 24 de julio de 1828, no obstante encontrarse Bolívar en el Palacio de San Carlos, ejerciendo sus poderes dictatoriales sobre la república (luego de la disolución de la Convención de Ocaña, el 11 de junio, y, consecuentemente, del Congreso), Manuela celebró el cumpleaños de Bolívar en la Quinta. En el transcurso de la fiesta, ella realizó un fusilamiento simbólico de Santander, «ejecutado por traición», según rezaba el letrero colgado del muñeco. Parece que la descarga se escuchó perfectamente en todo Bogotá. Con este acto, la política de reestructuración de la República que adelantaba Bolívar, estuvo a punto de derrumbarse. En la primera semana de agosto de ese mismo año, y a pesar de la orden de Bolívar de que permaneciera alejada del público, Manuela Sáenz puso treinta y dos pesos de plata en manos de don Pedro Lasso de la Vega por la casa marcada con el número 6-18 de la calle 10, para así estar más cerca al Palacio de San Carlos, es decir, de Bolívar. Esta cercanía y la conjugación de sus talentos físicos con sus habilidades políticas le permitieron a Manuela saber de la conspiración para matar al general, conspiración que tomó fuerza por el descontento en casi todos los estratos. Los soldados se quejaban por el atraso en los pagos, las mujeres, de la carestía, la aristocracia, de la pérdida de privilegios, los comerciantes, por el detrimento en sus negocios, y los intelectuales, por la falta de libertad. En la conspiración, se rumoraba, estaba implicado Santander. El primer intento fue en el mes de agosto, en la fiesta de máscaras en el teatro El Coliseo (Colón), del que se salvó gracias a la acción involuntaria de Manuela. El segundo intento fue el 25 de “setiembre”, en el Palacio de San Carlos. Esta vez fue la acción premeditada de Manuela la que hizo que saliera ileso, y por ello fue llamada por Bolívar «la libertadora del Libertador».

El 20 de enero de 1830, Bolívar presentó renuncia a la presidencia. El 8 de mayo emprendió el viaje hacia la muerte, ocurrida el 17 de diciembre en Santa Marta. Desde su partida, los ataques contra Manuela tomaron forma y nombre: Vicente Azuero se encargó de incitar a la gente a manifestar su descontento con La Sáenz, mediante carteles, “papeluchas” y actos como la quema de dos muñecos en la fiesta del Corpus Christi, en los que personificaron a Manuela y a Bolívar bajo los nombres de Tiranía y Despotismo. La reacción de Manuela fue obvia: destruyó las figuras y todo el andamiaje que las sostenía. El resentimiento santafereño cedió a las acciones de Azuero; sin embargo, Manuela recibió el apoyo del sector que menos esperaba, las mujeres: «Nosotras, las mujeres de Bogotá, protestamos de esos provocativos libelos contra esta señora que aparecen en los muros de todas las calles [...] La señora Sáenz, a la que nos referimos, no es sin duda una delincuente». El gobierno estuvo a punto de considerar éste y otros llamados de “las mujeres liberales”, como ellas mismas se llamaron, pero un folleto, “La Torre de Babel”, escrito por Manuela Sáenz, en el que no sólo ponía de manifiesto la ineficacia e ineptitud de los rectores del gobierno, sino que revelaba secretos de gobierno; hizo que se le acusara de actos «provocativos y sediciosos», y se procediera a encarcelarla, por lo menos virtualmente. En los últimos días de 1830, Manuela emprendió el viaje hacia Santa Marta para cuidar la salud de Bolívar, pero sólo llegó hasta Honda. Allí recibió una carta de Louis Peru de Lacroix, un joven veterano de los ejércitos de Napoleón, edecán del general hasta hacía poco, que decía: «Permítame usted, mi respetada señora, llorar con usted la pérdida inmensa que ya habremos hecho, y que habrá sufrido toda la república, y prepárese usted a recibir la última fatal noticia» (18 de diciembre de 1830). Desde este momento, Manuela perdió su objetivo en la vida. Con la muerte de Bolívar, el desprecio por ella se desbordó, por lo que decidió partir hacia Guanacas del Arroyo; sin embargo, la persecución no cedió. El 1 de enero de 1834 Santander firmó el decreto que la desterró definitivamente de Colombia. Fue a Jamaica, y de allí a Guayaquil, a donde llegó en octubre de 1835.

También tuvo que partir de Guayaquil, pues el gobierno de Ecuador no la quería allí. Viajó, entonces, a Paita, un puerto en el desierto peruano sin agua y sin árboles, y formado por una sola calle y un muelle al que sólo llegaban balleneros de Estados Unidos. Allí, en un desvencijado edificio, se leía: «Tobbaco. English spoken. Manuela Sáenz». La pobreza la acompañó durante los últimos años, y finalmente también la invalidez. El 11 de agosto de 1847 se enteró de la muerte de su marido, James Thorne, asesinado el 19 de junio de ese año. En su testamento, Thorne devolvía a Manuela los ocho mil pesos de la dote de los intereses; sin embargo, ese dinero nunca Llegó a sus manos. Así, inválida, acompañada por Simón Rodríguez (el Maestro del Libertador), quien también terminó su vida en Paita (1854), y las cartas del General O’Leary, acabó la vida de Manuela Sáenz, víctima de una extraña epidemia que llegó al puerto en algún ballenero, el 23 de noviembre de 1856.

Myriam Luz Jaramillo Giraldo

 


Bibliografía
DE MADARIAGA, SALVADOR. BOLÍVAR, 2 tomos. Madrid, Espasa Calpe, 1975. GAITAN DE PARIS, BLANCA. (Ed.). La mujer en la vida del Libertador. Bogotá, Cooperativa Nacional de Artes Gráficas, 1980. HISPANO, CORNELIO. LA vida secreta de Bolívar. Medellín, Bedout, s.f. MIRAMÓN, ALBERTO. La vida ardiente de Manuelita Sáenz. Bogotá, 1946. NOGUERA MENDOZA, FLAVIO. Aproximación al Libertador. Testimonio de su época. Prólogo, Pedro Gómez Valderrama. Bogotá, Plaza y Janés, 1983. RUMAZO GONZALES, ALFONSO. Manuela Sáenz, la Libertadora del Libertador. 1~ ed. Cali, 1944. 11a ed.: Quito, Promotora Cultural Popular, 1984. VON HAGUEN, VICTOR W. La amante inmortal. Las cuatro estaciones de Manuela Sáenz, 1797-1856. México, Diana, 1967. 8~ ed.: 1979. Como curiosidad bibliográfica reciente ver: Patriota y amante de usted. Manuela Sáenz y el Libertador, editado por Heinz Dieterich Steffan, México, Diana, 1993.

 

Esta biografía fue aportada a estas páginas, por:  Johnny Sosa el 6/06/1.999
Vuelve al inicio
© Copyright Johannes W. de Wekker  MARZO 2009

febrero 9, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, POLÍTICA | , , , , , | Deja un comentario

Sucre, a 215 años de su natalicio

Mié, 03/02/2010 -YVKE.-

Un tres de febrero del año 1795 nace en Cumaná el Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, conmemorándose el 3 de febrero de 2010, 215 años de su natalicio.

Sucre es considerado uno de los militares más completos entre los próceres de la independencia suramericana
fue un político, estadista y militar venezolano, prócer de la independencia, así como, presidente de Bolivia, gobernador de Perú, General en Jefe del Ejército de la Gran Colombia y Comandante del Ejército del Sur.

Según reseñan las historias sobre él, se puede conocer que nació en el seno de una familia de gran riqueza y distinción dentro de la sociedad, de ascendencia franco-belga por vía paterna y española por vía materna, hijo de un coronel de los Ejércitos Reales.

A los quince años se alistó en el ejército patriota y participó en la campaña del Generalísimo Francisco de Miranda en 1812 contra los realistas, durante la cual ascendió a Teniente. Tras el fracaso de este primer intento libertador se refugió en la isla Trinidad. Luego, en 1813, regresó a Venezuela, casado con la noble dama quiteña Mariana Carcelén, IV Marquesa de Solanda, con quién tuvo una hija, que murió a muy temprana edad: Teresa Sucre y Carcelén, siguió trabajando en el ejército como jefe de batallón.

Combatió bajo las órdenes de Santiago Mariño para la liberación del Oriente venezolano y le tocó formar el Batallón de Zapadores en el Ejército de esta zona del país. En 1817 Santiago Mariño lo nombra Jefe de su Estado Mayor y lo sube al grado de Coronel. Ese mismo año, es designado por Simón Bolívar como gobernador de la Antigua Guayana y Comandante General del Bajo Orinoco, con apenas 22 años ya era reconocido por su fuerza, valor e inteligencia.

A los 24 años fue nombrado General de Brigada. Viaja a las Antillas y ejerce interinamente la cartera de Guerra y Marina. En 1821, el 11 de enero fue nombrado en Bogotá Comandante del Ejército del Sur, además venció a los españoles en las batallas de Yaguachi, Riobamba y Pichincha.

El gobierno de Ecuador y Perú le confiaron el mando de sus fuerzas. El 6 de agosto de 1824 participó en la batalla de Junín y el 9 de diciembre estuvo en la de Ayacucho, combate por el cual Simón Bolívar lo nombra Gran Mariscal de Ayacucho.

En 1825, una asamblea convocada por el Libertador funda la República de Bolivia y nombra a Sucre como presidente vitalicio. En sus dos años de mandato, trabajó en la organización de la Hacienda Pública, promovió la libertad de los esclavos, el reparto de tierras a los indios y trabajó en pro de la educación y la cultura.

En 1828, luego del motín militar de Chuquisaca, decidió retirarse a la vida privada, pues estaba decepcionado por la campaña de descrédito que se emprendió contra Bolívar y su persona, cuando el Congreso decidió que para ejercer la presidencia del país, era necesario haber cumplido los 40 años, lo que hacía que ninguno de los dos pudiera ejercer este cargo. Este tiempo lo aprovechó para reunirse con Mariana Carcelén, marquesa de Solanda, con quien se había casado el 20 de abril de 1828.

En 1829, Sucre regresa al combate, defendiendo a Colombia, en la batalla de Tarquí. Y en 1830, Antonio José de Sucre es elegido Presidente del Congreso Admirable y le encarga una misión conciliadora entre Venezuela y Colombia. Las tensiones políticas se agravaron. Sucre decidió regresar a Quito para reunirse con su familia, camino a este encuentro, en la montaña de Berruecos, el Mariscal fue asesinado. Sus restos reposan en la Catedral de Quito.

Cabe destacar que, Sucre fue considerado un hombre callado, poco dado a la risa, duro como jefe, pero condescendiente. Era metódico, un buen líder y también se conocía por sus dotes de persona modesta. Llevó a cabo casi todos sus sueños, menos uno: la unión de la Gran Colombia. Fue uno de los mejores amigos de Simón Bolívar, pues lo consideraba un gran consejero, un guía, siempre dispuesto a mediar en los conflictos.

Hoy, cuando se cumplen 215 años de su nacimiento, todos los venezolanos honran su memoria por ser un ilustre prócer venezolano, que permanecerá vivo en el recuerdo, trascendiendo en el tiempo y en el espacio de generación en generación, pues fue un hombre digno de admirar, capaz de obtener grandes triunfos y el respeto y cariño del Libertador Simón Bolívar.

Bolívar y Sucre: Dos espíritus, dos almas, que se cruzan por fortunio y se separan por la muerte

La generosidad de Bolívar y Sucre

No terminaremos estos cuadros, en que aparecen unificados en una acción común los dos más grandes hombres que en el siglo produjo la América intertropical sin consignar algunos de los rasgos más característicos de su proverbial generosidad.

Conocido de todos es el desprendimiento verdaderamente sublime, porque fue real y efectivo, con que el Libertador rehusó el millón de pesos que puso a su disposición el Congreso del Perú como pago contante de su libertad. Pero en los siguientes interesantes rasgos, contados por un testigo presencial, podrá valorizarse cuán espontánea e irresistible en aquellas dos almas era la virtud del desprendimiento personal, sin la cual es imposible que haya un grande hombre cabal.

La llave de la silla de oro de Bolívar

“No pasaron muchas horas -dice, en efecto, el secretario del general Sucre, después de contar la suntuosa entrada del Libertador a La Paz, cabalgando un bridón cochabambino cuajado de oro- cuando una comisión de la Municipalidad vino a presentar atentamente al Libertador una primorosa llave de oro, como figurando que con ella había de abrir esa tarde la puerta del palenque. Cortésmente agradecido al presente, y retirándose que hubo la comisión, anduvo la llave de mano en mano, arrancando justos aplausos por lo delicado y perfecto de su artístico trabajo.

En ese momento acertó a entrar en el salón el muy eminente sacerdote D. Pedro Antonio Torres, capellán del Libertador y vicario general del ejército, y como uno de tantos, tomó la llave y elogiaba no sólo el valor, sino lo acabado de la obra. Pidióla en seguida el Libertador, y con una frase fina y jovial, aludiendo a las llaves de San Pedro, le dijo que en ninguna mano estaría mejor que en la suya, y se la obsequió.

“Con tal motivo, recordó los otros objetos que, en testimonio de afección, le habían sido dedicados a su entrada en la ciudad. Inmediatamente ordenó que la áurea montura íntegra fuese llevada a casa del general Sucre para su uso particular. Cuando éste la recibió, dispuso que tal como había venido, fuese acomodada en su cajón, y en su nombre se remitiera al general Lara, que se hallaba en Arequipa, lo que puntualmente fue ejecutado.

Suerte semejante cupo a la preciosa guirnalda de oro, que, pasada la solemnidad con que le fue presentada al Libertador, la cedió éste el mismo día al Gran Mariscal de Ayacucho, quien como glorioso y digno monumento la obsequió al insigne general Córdoba.

“Semejantes rasgos de desprendimiento probarán una vez más que si a la altura de las almas elevadas no suben nunca las viles pasiones, como el odio, la venganza, el rencor, la perfidia, menos pueden ser contaminadas por el vicio más sórdido, como es la avaricia: el desinterés, la abnegación, la generosidad, son su noble divisa. La vida de Bolívar y Sucre hacen palpable esta verdad”.

Y esto que dice el buen secretario es una verdad absoluta como la luz. Y sin ir más lejos, véase cuál fue la obra y cuál la fama del sucesor de Sucre en Bolivia, el cicatero Santa Cruz, que por más que diga el deán Valdivia, que le ofreció una vez cigarros, es cosa de tradición constante que nunca los compraba, viviendo del pedido que de ellos hacía a sus ayudantes.

La guirnalda y la pluma de oro del general Sucre

Una demostración análoga a la de Bolívar en La Paz había hecho antes de la llegada de éste al Alto Perú el general Sucre en Cochabamba, dando así tema para esta nobilísima nota, que ofrecemos como un digno modelo a todos los que deseen educar a la juventud en los grandes ejemplos de la virtud, del desinterés y del verdadero patriotismo:

“Potosí, a lº de octubre de 1825.

“A la M. I. Municipalidad de Cumaná:

“En medio de los favores que la fortuna ha querido dispensarme en la guerra del Sur de Colombia y en la del Perú, jamás he tenido sentimientos más agradables que los recuerdos de la tierra de mi nacimiento. Yo no decidiré cuál objeto me ha estimulado más en mis trabajos militares: si el patriotismo, la gloria o el anhelo de buscar la paz con la esperanza de que ella me restituya donde mis amigos de la infancia. Puedo asegurar que Cumaná nunca se separó de mi corazón.

“Después que una espléndida victoria llenó en el Perú los votos del Ejército libertador, con cuyo mando he sido lisonjeado, fue mi sagrado deber presentar memorias de amor y respeto a la República: nuestros trofeos están remitidos al Gobierno Supremo; y satisfecha esta agradable obligación, vuelvo los ojos a mi país para cumplirla también.

Pongo, pues, en manos de US. Muy Ilustre una guirnalda de oro que me regal6 Cochabamba al entrar en aquella ciudad; la cual no tiene otro valor que ser el sencillo presente de un pueblo entusiasta por la causa de América, y destinada a un cumanés que ha venido a obtenerla combatiendo constantemente por su libertad, con las armas de Colombia, a dos mil leguas de su patria.

“El colegio de Cochabamba me obsequió una pluma de oro para que mis hijos escribiesen las glorias de Ayacucho: yo la destino con mucho más placer a que con una pluma de oro de Potosí escriban mis paisanos las páginas brillantes que caben a Cumaná en la historia de la Revolución, y los sacrificios heroicos de un pueblo generoso en la guerra de la Independencia.

“Dígnese US. Muy Ilustre aceptar la distinguida consideración conque soy su muy respetuoso y obediente servidor. -A. J. DE SUCRE”.

Y véase cómo estos raros pero fecundos ejemplos descendían al pueblo, al subalterno, al soldado y a todo el ejército. “Y aun criminal omisión culpable -dice a este respecto el autor de los Recuerdos del tiempo heroico- sería dejar de consignar un rasgo de admirable generosidad con que los soldados colombianos de la primera división quisieron agregar un timbre más a las glorias de sus banderas en el primer aniversario de Ayacucho.

El Sr. Lara participó al Gran Mariscal que la muy ilustre Municipalidad y propietarios de Arequipa regalaron el 9 de diciembre a los soldados colombianos de su división, vencedora en Ayacucho, mil quinientos pesos, y que la tropa, dando las gracias por este obsequio, solicitó que se le dejase emplear este dinero discrecionalmente. Habiéndosele concedido, los batallones Rifles y Vargas dieron su parte a la Casa de Huérfanos, y Vencedores y Húsares al colegio de educandas

 

febrero 4, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA | | Deja un comentario

JOSEFA CAMEJO

Josefa Venancia de la Encarnación Camejo Talavera. El bello sexo que no temió a “los horrores de la guerra”

ENcontrARTE

Baje la versión PDF del artículo

  
…pareciera que es mentira
que el falconiano se olvida
que es legitimo heredero
de un libertario camino
que anduvo con rostro altivo
Doña Josefa Camejo…
                   Alí Primera / Falconía
 
El caso de Josefa Camejo es único en la historia de Venezuela.
Nacida en tierras del Estado Falcón, se dedicó con ardor a luchar por la independencia de nuestro país y no sólo en su ámbito local sino en varias regiones venezolanas.
Ella es una verdadera heroína nacional.
 
Eran tiempos de transformación de la estructura política, económica y social. Unos que luchaban por nuevas formas y otros que defendían el orden establecido. En aquel enfrentamiento profundo, Josefa Camejo tomó partido por la independencia, la que se alcanzó a costa de mucho esfuerzo y sangre del pueblo, en una lucha que se desarrolló, más con los propios hermanos que no deseaban la independencia, que contra el estado español que debilitado, casi no pudo oponerse a la misma. Huelgan los paralelismos con el presente: la historia dirá sobre las muchas Josefas que hoy habitan suelo venezolano.
 
Para entender cuan subversiva debió ser, debemos recordar que si bien eran tiempos de revolución y cuestionamiento, en esos años eran válidos principios de comportamiento social como los promovía Monseñor Ibarra, quien en 1802 expresaba lo importante que era que a las mujeres se les cuenten cosas sencillas, “pues no entienden y es tiempo perdido”, o los de Narciso Coll y Prat en 1811: “Mujeres opinando lo que no pueden saber, pueblo sufriendo” y no podían saber porque “no pueden comprender nada de filosofemas, ni de revoluciones políticas, ni de lectura” . La Iglesia Católica hablaba de la “inteligencia débil” de las niñas y en la imposibilidad de que entendieran, dados sus remilgos y su pereza. Las mujeres, entonces, no debían ser “bachilleras”, ni “varonas” sino pudorosas, castas y modestas, Y Josefa como mujer de lucha, fue “varona”.
 
Esta singular mujer, hija de Miguel Camejo y de Sebastiana Talavera y Garcés, nació en el fundo de Aguaque, en Curaidebo, Pueblo Nuevo, península de Paraguaná, Estado Falcón, el 18 de mayo de 1791, 16 años después de que en esa misma tierra y reflejando la incipiente influencia de las revoluciones angloamericana y francesa, el zambo libre José Leonardo Chirinos, comenzara la sublevación de negros y mestizos de Coro, que tuvo un trágico final.
 
La niña Josefa omenzó sus estudios en el colegio de las hermanas Salcedo de Coro donde recibió una esmerada educación. En esos dias comenzaron sus inquietudes políticas quizá impulsadas por las conversaciones que mantenía con su tío, quien con los años fue llamado “tribuno de la república”.
 
Más tarde continuó sus estudios en Caracas donde pudo entrar en contacto con la efervecencia de las ideas libertarias republicanas participando activamente en las acaloradas sesiones de la Sociedad Patriótica.
 
Eran los dias en que, desde España, el Consejo de Regencia envió comisionados para hacer que los venezolanos reconocieran la autoridad del nuevo cuerpo, los que llegaron a Caracas el 18 de Abril de 1810. Esa noche Josefa habrá sido una de las tantas y tantos que corrieron la voz “todos a la Plaza Mayor”. Y allí seguramente, estuvo ella desde las siete de la mañana de ese histórico 19 de abril.
La jovencita de 19 años no asistió a la sesión del Cabildo caraqueño que comenzó al llegar el Capitán General Vicente Emparan, pero habrá lo escuchado cuando desde el balcón preguntó a la muchedumbre si estaban satisfechos con su gobierno. Habrá visto al Canónigo Madariaga detrás de Emparan levantando el brazo, indicando al pueblo que contestara negativamente. Y habrá gritado mil veces desde la plaza “No, No, No”, a coro con la gente. Habrá escuchado a Emparan exclamar “pues entonces, yo tampoco quiero mando”. Y habrá saltado de alegría porque la revolución había triunfado al crearse “la Junta conservadora de los Derechos de Fernando VII”.
 
Pero la tierra que la vió nacer, Paraguaná, se sumó tardíamente al proceso independentista nacional. Debido a su estratégica ubicación, una vez declarada la independencia de Caracas en 1811, el gobierno realista de la Provincia de Coro, impuso un riguroso cerco vigilante sobre la península y esto impidió que la jóven Josefa, volviera inmediatamente a su tierra.En diciembre de 1815 se instaura la la Provincia de Coro que incluye las ciudades de Coro, Carora, Barquisimeto, Tocuyo y San Felipe, para erguirse como provincia autónoma en julio de 1818, al separarse de la Provincia de Caracas. 
 
En 1811, en Mérida, estado bajo el cuidado de su tio, Monseñor de Talavera y Garcés, para entonces Rector del Seminario de esa ciudad, conoce el Coronel Juan Nepomuceno Briceño Méndez, con quien contrae matrimonio. En compañía de su esposo y su madre Sebastiana se radica en Barinas donde participa en varios movimientos independentistas, Ante la amenaza de los realistas, Josefa Camejo encabeza un numeroso grupo de mujeres, ansiosas todas de participar también en la lucha armada, y el 18 de octubre de 1811 dirije una petición dirigida al Gobernador de la Provincia, Pedro Briceño del Pumar, mostrando la extrañeza de las mujeres barinesas porque «no se haya contado con ellas para proteger su seguridad … »
 
El documento titulado “Representación que hace el Bello Sexo al Gobierno de Barinas”; en que las firmantes enteradas de la invasión que intentaban los guayaneses por San Fernando, se ponían a la orden para la defensa de Barinas, sin ningún temor los horrores de la guerra. Un párrafo de la carta decía: “el amor a la Patria vivifica a los entes más apáticos y no hay obstáculos por insuperable que no venza. Nosotras, revestidas de un carácter firme y apartando a un lado la flaqueza que se nos atribuye, conocemos al día los peligros a que está expuesto el país; él nos llama a su socorro y sería una ingratitud no atender el llamado a unas vidas que sostiene. El sexo femenino no teme a los horrores de la guerra, antes bien, el estallido del cañón no hará más que alentar su fuego y encenderá el deseo de libertad que sostendrá a toda costa en obsequio del suelo patrio. En virtud, y deseando alistarnos en el servicio para suplir el defecto de los militares que han partido para San Fernando, esperamos nos tengan presentes y puedan destinarnos a donde les parezca conveniente…”
 
A principios de 1813, Barinas fue asediada por tropas realistas al mando de José Antonio Puey, por lo que el gobernador, Manuel Antonio Pulido se vio en la necesidad de llevar a cabo el traslado de la población hacia San Carlos en el Estado Cojedes, travesía en la que su madre muerió ahogada cuando cruzában el río Santo Domingo.
En San Carlos, los pobladores procedentes de Barinas se unieron a las fuerzas de Rafael Urdaneta. Josefa y su amiga Manuela Tinoco, vestidas de hombre y llenas de ideales de libertad, se suman a las tropas.
 
En 1814 se refugia en Nueva Granada –hoy Republica de Colombia–. En Bogotá, nace su primer hijo, Wenceslao y allí permanece hasta 1819, año en que entra triunfante a la capital Simón Bolívar.
 
A mediados de 1818 regresó a a Paraguaná, viajando disfrazada de vagabunda para que no la reconocieran. Allí organiza una rebelión en el caserío Aguaque, con esclavos que trabajaban en sus tierras. Derrotada se arroja al mar para salvar su vida.
 
Después de un tiempo en Barinas, en 1821 va a Maracaibo que acababa de pronunciarse por la independencia. Rafael Urdaneta le encomienda la tarea de levantar la provincia de Coro a favor de la independencia,
 
Sin embargo, se organiza para continuar la lucha y el 3 de Mayo de 1821 con un grupo de 15 hombres se presentó en Baraived, lugar donde descansaba el jefe realista José Chepito González, a quien enfrentó y derrotó. Tomó Pueblo Nuevo y con la ayuda del Comandante Segundo Primera, depone al gobernador y nombra a un gobernador civil – Don Mariano Arcaya – . Tras leer un manifiesto mediante el cual se declara libre la Provincia de Coro y en el que se juraba fidelidad a la República, marcha y toma el Puerto Real de La Vela y la ciudad de Coro, el 9 de Mayo.
 
No se tiene conocimiento sobre los últimos dias Josefa Camejo. Algunas versiones dicen que murió probablemente en Maracaibo en 1862 y otras en 1870. No ha sido posible ubicar su tumba, pero su sitio para la posteridad está reservado en el Panteón Nacional,
 
El 8 de Marzo de 2002, en ocasión de la ceremonia de incorporación simbólica de Josefa Camejo al Panteón Nacional, en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el presidente Hugo Chávez pronunció unas breves palabras elogiando su figura:
“En estas calles de Caracas Josefa Camejo estuvo junto a Simón Bolívar, Germán Roscio, José Félix Ribas, alentando su juventud caraqueña por la independencia, haciendo barra a Francisco de Miranda, dándole la fuerza de la juventud. Luego estuvo por Barinas a la orden del gobernador patriota de aquella región, defendiéndola contra los realistas, luego se fue a Mérida donde se casó y a Bogotá donde estaba en la primera fila en 1819 cuando Bolívar entró triunfante a aquella hermosa ciudad neogranadina después de la batalla de Boyacá”, relató el Presidente.
En el año 20, -prosiguió- en Maracaibo, Rafael Urdaneta le dió la orden de irse a Coro porque todavía aquella región estaba dominada por los realistas, por lo tanto, Camejo fue quien logró el pronunciamiento de Coro a favor de la Revolución y luego siguió su vida.
–Ella también vivió la frustración al ver que la Patria de Bolívar se vino abajo en 1830. Hoy le rendimos tributo, pues a Josefa Camejo, heroína y revolucionaria bolivariana y lo hacemos en el Panteón Nacional en honor a todas las mujeres patriotas de Venezuela, en honor a su coraje, amor y passion.
 
“Rescatemos y pongamos en alto los nombres y figuras de heroínas y héroes como Josefa Camejo, a quien hoy traemos al Panteón Nacional”.                                                                                   
 
FUENTES:
Nota:
Esta breve presentación del Personaje de ENcontrARTE 29 no pretende constituir un documento de relevancia investigativa sino resaltar y divulgar la importancia de una figura que ha jugado un papel trascendente en el proceso de rebeldía contra el orden establecido de su tiempo.

enero 19, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, POLÍTICA | , , | Deja un comentario

LUISA CACERES DE ARISMENDI.LA MUJER DEL CORONEL

Sinopsis de Juan Carlos Wessolossky

Un nueva película venezolana: La Mujer del Coronel. Es la gran historia de amor de la Venezuela del siglo 19 (1814- 1818). El país lleva varios años de una guerra cruel y sangrienta; los venezolanos se dividen entre los que sueñan con la libertad y los que prefieren seguir siendo fieles a la monarquía. Muy a pesar de éste panorama, Luisa Cáceres, heroína de nuestra independencia y Juan Bautista Arismendi, prócer del ejército patriota, se empeñarían en vivir una de las historias de amor más dramáticas e inolvidables de nuestra historia.

Luisa Cáceres, quien está por cumplir 15 años conoce a Juan Bautista, 39 años, coronel del ejército patriota y viudo, en uno de los pocos bailes que se dan en la época. Luisa Cáceres  inmediatamente se da cuenta que está frente al hombre de su vida, mientras que él cae a los pies de una niña que lo despierta nuevamente al amor. Los padres de Luisa se oponen al compromiso, pero  el amor y el destino ya habían tocado sus almas.

La guerra empieza a sentirse en Caracas, Juan Bautista es transferido a Nueva Esparta, mientras Bolívar, al mando del ejército venezolano, le pide a los habitantes de Caracas que abandonen la ciudad. Luisa y su familia, desvastados por la  muerte de su padre y hermano en la guerra, se dirigen al Oriente del país.

            Escapan más de 20.000 personas y mueren en el camino más de la mitad. Luisa sufre uno de los momentos más duros de su vida, pero la esperanza de encontrarse nuevamente con Juan Bautista la mantienen en pie. Finalmente Luisa Cáceres, con la ayuda de Adams, un corsario americano, se reencuentra con Juan Bautista Arismendi y se casan. Al poco tiempo ese amor es nuevamente truncado: Luisa es detenida por los realistas y encerrada en la prisión de la fortaleza de Santa Rosa y allí es víctima de torturas para que revele el lugar donde se esconde su esposo. Luisa, prisionera, se enfrenta otra vez a la tragedia, cuando da a luz un niña que nace muerta. Este  suceso entristece profundamente a Juan Bautista y casi lleva a Luisa a la locura. Juan Bautista desesperado intenta liberarla, pero le es imposible. En un último intento los realistas le hacen creer a Luisa que Juan Bautista ha muerto y ante el eminente ataque de Juan Bautista, ella es llevada a España de donde finalmente se  escapa.

Luisa regresa a Venezuela en 1818 y en medio de un gran recibimiento se reencuentra con Juan Bautista, el mismo día que su esposo está por fusilar a Adams. Nunca más volvieron a separarse.

enero 15, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, CINE | | Deja un comentario

CARMEN CLEMENTE TRAVIESO

 

Image

Copyright 2003. Colección del CIC -UCAB

Notable periodista e insigne caraqueña, de formación autodidacta, luchó por los derechos sociales, económicos y políticos de la mujer y del pueblo venezolano. Reportera de calle, escritora, investigadora y periodista, esta osada y valerosa mujer dedicó su vida a difundir, por medio de sus escritos y crónicas, la realidad de Venezuela, sus tradiciones e historia, así como las biografías de los personajes que formaron parte importante del pasado del país. Fue una de las primeras mujeres que se atrevió a salir a reportear.

Se distinguió en la lucha contra la dictadura de Juan Vicente Gómez (1908-1935) y, años más tarde, colaboró con quienes se opusieron al gobierno autoritario de Marcos Pérez Jiménez (1952-1958). Se destacó por su trabajo en importantes diarios venezolanos como Ahora, Aquí Está, Hoy, El Nacional, El Universal, Últimas Noticias;y en las revistas Élite, Páginas y Estampas.

Su lucha contra la opresión femenina quedó principalmente plasmada en el diario Ahora, donde durante 10 años dirigió la página Cultura de la Mujer de la Agrupación Cultural Femenina (ACF), de la cual fue fundadora y miembro activo. También se desempeñó como una excelente escritora de ensayos, cuentos y biografías, algunos de los cuales fueron premiados.

Su preocupación por enaltecer a la mujer y por conservar el patrimonio histórico venezolano, la llevó a publicar libros como Mujeres venezolanas y otros reportajes (1951), Teresa Carreño (1953), Las Esquinas de Caracas (1956), Mujeres de la Independencia (1965), Anécdotas y leyendas de la Vieja Caracas (1971), y La Mujer en el Pasado y en el Presente (1976). Carmen Clemente Travieso murió en Caracas el 24 de enero de 1983.

Fuente: Ojeda, M., y Viaña, M. (1994).Vida y Obra de una Pionera del Periodismo. Carmen Clemente Travieso: Pasión, Acción y Compromiso. Trabajo de grado. Universidad Católica Andrés Bello, Caracas.

 

 

enero 12, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, LITERATURA, PERIODISMO, POLÍTICA | | Deja un comentario

CHE GUEVARA

ENCONTRARTE. Luciana MacNamara

El pasado 9 de octubre se cumplió un año más de la muerte del revolucionario más emblemático del siglo XX: Ernesto Che Guevara.

Aún cuando murió hace solamente 37 años el Che ha entrado en el imaginario popular no sólo de América Latina sino del mundo entero con una fuerza y de una manera como ningún otro personaje contemporáneo.

Con el Che se identifica todo el mundo: los revolucionarios y los que no lo son. Existe también un Che globalizado y comercial sobre franelas, llaveros y vasos plásticos.  Es probablemente el occidental más famoso en Asia. Los jóvenes de todos los continentes ostentan prendas con su efigie, sin importar su pensamiento y formación política.Sobre él se han escritos un sin número de libros, artículos y ensayos, sin mencionar los sitios en la red, hay decenas y decenas de ellos en todos los idiomas.Pero, ¿Qué es lo que provocó este fenómeno?

 

Sin duda alguna las cualidades y características objetivas referidas al personaje y a su personalidad: el revolucionario, el guerrillero, el político, el estadista, el idealista, el romántico, el altruista a las cuales se suma su aspecto físico de hombre viril y vigoroso que lo transformó también en un símbolo sexual.
 
 
  Y por último su manera de morir: joven y por una causa a favor de los oprimidos de los explotados, luchando casi solo contra un imperio.Se parece demasiado a otro personaje que tanto cambió la historia de la humanidad y que según la tradición vivió y murió hace 2000 años.

Obviamente no se pretende hacer comparaciones sobre dos figuras tan distantes en el tiempo, además que sobre Cristo ni siquiera tenemos datos históricos precisos y las historias sobre su vida se escribieron muchísimos años después de su muerte y fueron ampliamente manipuladas por los interesados en crear una nueva doctrina y distorsionadas por el tiempo y la tradición oral.

Por lo contrario el Che es un hombre de carne y huesos que vivió entre nosotros hasta no hace mucho y sin embargo ya ha entrado en el imaginario colectivo como un ser casi sobrenatural.

Seguramente si hubiese vivido hace unos siglos y si los hombres que se dice que mató los hubiera matado en nombre de Dios y de la Iglesia, a unos “infieles” por ejemplo,  ahora sería un santo en lugar de un guerrillero.Ernesto Che Guevara es realmente un personaje monumental y como no nos atrevimos a escribir sobre él debido a la gran cantidad de material que se consigue en la web decidimos presentarles algunos artículos y páginas que a nuestro juicio recogen el material más interesante sobre su vida y su legato.Pero antes de pasar a acompañarlos en  este paseo guevariano por el cyber espacio queremos ofrecerles un juego visual que justamente se basa sobre la iconografía místico-religiosa de occidente.  

Además publicamos un carta que Cortázar escribió cuando se enteró de la muerte del Che apenas unos días después, un poema de Mario Benedetti y los invitamos a visitar la EXPO que en este número está dedicada a la iconografía del Che en la Web.

El guerrillero heroico El Martirio de San Sebastián
Foto de Alberto Díaz Gutiérrez alias “Korda”  1960
Para leer la historia de esta famosísima foto
visitar el sitio            http://www.zonezero.com/kordasche/indexsp.html
Óleo sobre madera de Antonello da Messina 1475
Museo Gemäidegalerie Dresden, Alemania

 

   

 

   

 

   
 

 

El sincretismo revolucionario-religioso  también en música

Canción necesaria Vicente Feliú 1968 Guevara  Fran Delgado 2003


Julio Cortazar: La muerte del “Che”

París, 29 de octubre de 1967

Roberto, Adelaida, mis muy queridos:

Anoche volví a París desde Argel. Solo ahora, en mi casa, soy capaz de escribirles coherentemente; allá, metido en un mundo donde sólo contaba el trabajo, dejé irse los días como en una pesadilla, comprando periódico tras periódico, sin querer convencerme, mirando esas fotos que todos hemos mirado, leyendo los mismos cables y entrando hora a hora en la más dura de las aceptaciones. Entonces me llegó telefónicamente tu mensaje, Roberto, y entregué ese texto que debiste recibir y que vuelvo a enviarte aquí por si hay tiempo de que lo veas otra vez antes de que se imprima, pues sé lo que son los mecanismos del télex y lo que pasa con las palabras y las frases. Quiero decirte esto: no sé escribir cuando algo me duele tanto, no soy, no seré nunca el escritor profesional listo a producir lo que se espera de él, lo que le piden o lo que él mismo se pide desesperadamente.

La verdad es que la escritura, hoy y frente a esto, me parece la más banal de las artes, una especie de refugio, de disimulo casi, la sustitución de lo insustituible. El Che ha muerto y a mí no me queda más que silencio, hasta quién sabe cuándo; si te envié este texto fue porque eras tú quien me lo pedía, y porque sé cuánto querías al Che y lo que él significaba para ti. Aquí en París encontré un cable de Lisandro Otero pidiéndome ciento cincuenta palabras para Cuba. Así, ciento cincuenta palabras, como sin uno pudiera sacarse las palabras del bolsillo como monedas. No creo que pueda escribirlas, estoy vacío y seco, y caería en la retórica. Y eso no, sobre todo eso no.

Lisandro me perdonará mi silencio, o lo entenderá mal, no me importa; en todo caso tu sabrás lo que siento. Mira, allá en Argel, rodeado de imbéciles burócratas, en una oficina donde se seguía con la rutina de siempre, me encerré una y otra vez en el baño para llorar; había que estar en un baño, comprendes, para estar solo, para poder desahogarse sin violar las sacrosantas reglas del buen vivir en una organización internacional. Y todo esto que te cuento también me averguenza porque hablo de mí, la eterna primera persona del singular, y en cambio me siento incapaz de decir nada de él. Me callo entonces. Recibiste, espero, el cable que te envié antes de tu mensaje. Era mi única manera de abrazarte, a ti y a Adelaida, a todos los amigos de la Casa. Y para ti también es esto, lo único que fui capaz de hacer en esas primeras horas, esto que nació como un poema y que quiero que tengas y que guardes para que estemos más juntos.

Che

Yo tuve un hermano.
No nos virnos nunca
pero no importaba.
Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo,
le tomé su voz
libre como el agua,
caminé de a ratos
cerca de su sombra.

No nos vimos nunca
pero no importaba,
mi hermano despierto
mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.

Ya nos escribiremos. Abraza mucho a Adelaida. Hasta siempre,

Julio


Así estamos
consternados
rabiosos
aunque esta muerte sea
uno de los absurdos previsibles
da vergüenza mirar
los cuadros
los sillones
las alfombras
sacar una botella del refrigerador
teclear las tres letras mundiales de tu nombre
en la rígida máquina
que nunca
nunca estuvo
con la cinta tan pálida

vergüenza tener frío
y arrimarse a la estufa como siempre
tener hambre y comer
esa cosa tan simple
abrir el tocadiscos y escuchar en silencio
sobre todo si es un cuarteto de Mozart

da vergüenza el confort
y el asma da vergüenza
cuando tú comandante estás cayendo
ametrallado
fabuloso
nítido

eres nuestra conciencia acribillada

dicen que te quemaron con qué fuego
van a quemar las buenas
buenas nuevas
la irascible ternura
que trajiste y llevaste
con tu tos
con tu barro

dicen que incineraron
toda tu vocación
menos un dedo

basta para mostrarnos el camino
para acusar al monstruo y sus tizones
para apretar de nuevo los gatillos

así estamos
consternados
rabiosos
claro que con el tiempo la plomiza
consternación
se nos ira pasando
la rabia quedará
se hará más limpia

estás muerto
estás vivo
estás cayendo
estás nube
estás lluvia
estás estrella

donde estés
si es que estás
si estás llegando

aprovecha por fin
a respirar tranquilo
a llenarte de cielo los pulmones

donde estés
si es que estás
si estás llegando
será una pena que no exista Dios

pero habrá otros
claro que habrá otros
dignos de recibirte
comandante.
Consternados, Rabiosos
Mario Benedetti

Vámonos,
derrotando afrentas
ERNESTO CHE GUEVARA

Así estamos
consternados
rabiosos
aunque esta muerte sea
uno de los absurdos previsibles

da vergüenza mirar
los cuadros
los sillones
las alfombras
sacar una botella del refrigerador
teclear las tres letras mundiales de tu nombre
en la rígida máquina
que nunca
nunca estuvo
con la cinta tan pálida

vergüenza tener frío
vergüenza tener frío
y arrimarse a la estufa como siempre
tener hambre y comer
esa cosa tan simple
abrir el tocadiscos y escuchar en silencio
sobre todo si es un cuarteto de Mozart

da vergüenza el confort
y el asma da vergüenza
cuando tú comandante estás cayendo
ametrallado
fabuloso
nítido

eres nuestra conciencia acribillada

dicen que te quemaron con qué fuego
van a quemar las buenas
buenas nuevas
la irascible ternura
que trajiste y llevaste
con tu tos
con tu barro

dicen que incineraron
toda tu vocación
menos un dedo

basta para mostrarnos el camino
para acusar al monstruo y sus tizones
para apretar de nuevo los gatillos

así estamos
consternados
rabiosos
claro que con el tiempo la plomiza
consternación
se nos ira pasando
la rabia quedará
se hará más limpia

estás muerto
estás vivo
estás cayendo
estás nube
estás lluvia
estás estrella

donde estés
si es que estás
si estás llegando
aprovecha por fin
a respirar tranquilo
a llenarte de cielo los pulmones

donde estés
si es que estás
si estás llegando
será una pena que no exista Dios

pero habrá otros
claro que habrá otros
dignos de recibirte
comandante.

Mario Benedetti

Montevideo, octubre de 1967

Para leer la biografía del Che además de consultar documentos y ver fotos:

http://www.patriagrande.net/cuba/ernesto.che.guevara/

http://www.uco.es/~i62guigm/che/menu.htm

http://www.el-comandante.com/

Para leer las obras del Che (libros, artículos y conferencias):

http://www.filosofia.cu/che

Les sugerimos visitar  la galería de fotos de la revista el Nuevo Cojo Ilustrado año 2003 mes de noviembre N 7

http://elnuevocojo.com/Galerias/Che_Guevara/44.html

Para consultar los documentos desclasificados de la CIA sobre la muerte del Che (en inglés)

http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB5

Consternados, Rabiosos Vámonos,
derrotando afrentas
ERNESTO CHE GUEVARA

enero 11, 2010 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, LO CULTURAL/IDEOLOGICO, POLÍTICA | | Deja un comentario

Sor Juana Inés de la Cruz: Feminismo Barroco

Luciana Mc Namara / ENcontrARTE

 

Según sus biógrafos, Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana (de Asuaje, para algunos), conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, con tres años de diferencia nació dos veces. La primera bajo la constelación de Escorpio en el año de 1648 y la segunda con la de sagitario en 1651, ambas, eso sí es seguro, en la hacienda San Miguel de Nepantla, en un pueblito del valle de México cercano a Amecameca que pertenecía para ese entonces a su abuelo materno don Pedro Ramírez.

Juana Inés fue la hija de una criolla adinerada, Isabel Ramírez de Santillana y de un español escurridizo, vizcaíno Pedro Manuel de Asbaje y Vargas Machuca, militar español oriundo de Vergara, en la provincia vasca de Guipúzcoa cuya conducta, dejó a Juana bajo la sombra de hija ilegítima, cosa grave en aquellos días de la Nueva España mexicana. No obstante la pequeña demostró muy rápido sus habilidades. Aprendió a leer con su hermana mayor a los tres años a escondidas de doña Isabel, su madre. “Me encendí yo de manera en el deseo de saber leer, que engañando, a mi parecer, a la maestra, le dije que mi madre ordenaba me diese lección.” Entre lecciones clandestinas y juegos de niños, Juana descubrió el náhuatl, el castellano y luego un poco más tarde el latín de manera autodidacta que aprendió en veinte lecciones. Su facilidad con los idiomas le permitió comunicarse con sus amigos indígenas, criollos y además con media Europa, como dice Octavio Paz en el libro: Las Trampas de la fe.

Durante su infancia Juana no sólo oyó las historias de su tierra, entre chilaquiles y nopales en la cocina de humo, sino que descubrió la biblioteca del abuelo, que para ser biblioteca de hacienda en aquellas remotas épocas estaba muy bien surtida. Poco a poco se hizo aficionada a los libros, sobre todo a los de teología y los textos griegos y romanos clásicos. Sin perturbar a nadie, a los 8 años ya había leído a Virgilio, Ovidio, Séneca, Lucrecio y su De Rerum Natura bajo la tutela de su abuelo quien solía acompañarla durante sus largas horas de lectura. A esa misma edad escribió una loa eucarística para la fiesta de Corpus que dejó boquiabiertos a muchos personajes importantes del momento y deseaba con fervor ir a la universidad, la institución educativa escolástica de mayor importancia para la época, dirigida, por supuesto, por estrictas doctrinas religiosas.

A la muerte de su abuelo, en 1656, su madre la envió a la capital a vivir a la casa de su hermana, María Ramírez, esposa del acaudalado Juan de Mata. Según ella misma cuenta, estudiaba constantemente de manera apasionada y era tal su obsesión que llegó a recurrir a métodos auto-coercitivos como cortarse el cabello poniendo como plazo el tiempo que llevara volver a crecerle para aprender algo que deseaba intensamente. En Ciudad de México aprende latín en veinte lecciones con el bachiller Martín de Olivas, bastándole solamente esas pocas para dominar la lengua, permitiéndole continuar explorando lecturas de contenido filosófico y teológico pasando a ser considerada como una niña prodigio a los que todos deseaban conocer. Es así que comienza a frecuentar a la alta sociedad la cual se interesa no sólo en su impresionante inteligencia sino también en su sonada belleza.

Cuando cumple los dieciséis, en 1664, sus tíos la introducen en la corte virreinal novo hispana. Hay muy pocos datos biográficos de este tiempo mas, se conoce que se ganó rápidamente el cariño de la virreina Leonor María Carreto, marquesa de Mancera y que fue admitida como parte de la corte al servicio de esta. Allí permanece hasta los veinte años desarrollando un increíble y multifacético talento tanto para las matemáticas, como para la filosofía, la música, la observación y experimentación científica, las letras y la teología. Aunque incursionar en estos temas era sólo terreno de hombres, a Juana se le otorgó cierta concesión por su especial virtud. Los virreyes protegieron a Juana Inés de manera decidida en todos sus caprichos. Sobre todo la marquesa de Mancera quien había desarrollado un amor especial por la joven. Se cuenta que el virrey Antonio Sebastián de Toledo, asombrado por la sapiencia demostrada por Juana, convocó a cuarenta letrados de varias facultades para que fuera sometida a una prueba extraordinaria de conocimiento y ésta, dejando sin argumentos a los académicos, respondió cada una de las preguntas, razonamientos y réplicas superando el examen en condiciones de excelencia.


Durante el siglo XVII a la mujer no se le estaba permitido adentrarse en el conocimiento, sólo debía cumplir con el rol de esposa y madre, creyente y sumisa. Juana, alcanzó un nivel que a muchos molestaba, sumado el rechazo que tenía a la idea de matrimonio que dentro de la vida cortesana jugueteaba con ella sin descanso. Llegaba a hora de la decisión. Su edad y los compromisos de la época la presionaban. Harta de la vida cortesana y sin muchas opciones por delante, decide entrar a un convento porque, “para la total negación que tengo al matrimonio es lo más decente que puedo elegir en materia de la seguridad de mi salvación”. Juana Inés el convento al matrimonio para seguir gozando de sus aficiones intelectuales: «Vivir sola… no tener ocupación alguna obligatoria que embarazase la libertad de mi estudio, ni rumor de comunidad que impidiese el sosegado silencio de mis libros», escribió.

Fue el padre Núñez de Miranda, confesor de los virreyes y de la propia Juana, quien, al parecer, al saber que la jovencita no deseaba casarse le propuso escoger el camino de la fe. De esta manera, a los diecinueve años, entró primero al convento de San José de las Carmelitas Descalzas el 14 de agosto de 1667 saliendo de ahí a los tres meses por la severidad de la regla y el rigor de la orden que, de hecho, la llevan a enfermarse. Luego permanece un año y medio en palacio, del que se cuenta que durante ese tiempo conoció el amor y la decepción, ya que su condición de hija natural no le permitía ostentar un linaje sin mancha. para después ingresar a la mucho más flexible orden de clausura de las Jerónimas en el convento de Santa Paula donde, por fin profesó el 24 de febrero de 1669 convirtiéndose en Sor Juana Inés de la Cruz. Allí Sor Juana escribió la mayor parte de su obra y alcanzó la madurez literaria, pues pudo compartir sus labores de contadora y archivista del convento con una profunda dedicación a sus estudios. Aunque le fue ofrecido el lugar de Abadesa del convento, Sor Juana lo rechazó en dos oportunidades.

En Santa Paula, Sor Juana estaba instalada en una celda -individual y espaciosa- de dos pisos en los cuales acumulaba todo tipo de artefactos para sus estudios y valiosos libros que las hermanas a su servicio limpiaban del polvo constantemente. Allí realizó experimentos científicos y astronómicos; y llegó a poseer una biblioteca personal de aproximadamente 4.000 volúmenes, (considerada la biblioteca más rica de su tiempo) además de sus instrumentos musicales, medición, experimentación y mapas de toda índole. Pasó la vida escribiendo versos sacros y profanos, villancicos para festividades religiosas (San Pedro, Santa Catarina, Navidad…) autos sacramentales y dos comedias. Llegó a tener conocimientos profundos en astronomía, matemáticas, lengua, filosofía, mitología, historia, teología, música y pintura, por citar solamente algunas de sus disciplinas favoritas. Y tal era su distinguida popularidad que, su celda, habíase transformado en punto de reunión de académicos, jueces, poetas e intelectuales como Carlos de Sigüenza y Góngora, pariente y admirador del poeta cordobés, cuya obra introdujo en el virreinato.

Famosa aún dentro del claustro, constantemente era llamada para escribir obras por encargo -décimas, sonetos, liras, rondillas, obras de teatro, etc.-, que iban desde profundos temas religiosos hasta los más profanos. Su exquisitez de palabra escrita en verso por la tendencia de la época, “cuajaba en composiciones que constituían verdaderos logogríficos del intelecto, en donde se vestía a la idea con un ropaje enfarragoso, para luego gozar en desnudarla. Al respecto ha dicho un autor que “en tal época hablar claro era un pecado”. La producción de Sor Juana en su gran mayoría poética, con todo y ser presa de la misma afectación, por su sinceridad y fuerza alcanza tonos desconocidos de sus contemporáneos, en grado tal que, hay quienes piensan que ella y Juan Ruiz de Alarcón, integran “la mayor gloria de México virreinal”; más aún: que únicamente por Sor Juana se salva la literatura del siglo XVII, que era cultivada por “poetas sin condiciones de cultura ni talento”.Cuando el nuevo virrey Tomás Antonio de la Cerda, marqués de la Laguna, junto a su esposa, Luisa Manrique de Lara, condesa de Paredes, arriban a México en 1680 a Sor Juana le fue encargada de crear el Arco Triunfal en honor de los virreyes de la Laguna. Así llega a la concepción del formidable y alabado Neptuno Alegórico, cuya barroca y magnífica “fabrica” le abrió las puertas de palacio y la convirtió en favorita de los virreyes, sus mecenas. Sor Juana y la Condesa de Paredes entablaron una estrecha amistad al punto de que la sacerdotisa escribe cientos de poemas dedicados a Lisi o Lísida, como llamó a la marquesa y que, según opiniones de muchos analistas y ávidos lectores, su contenido es tan apasionado y encendido que le atribuyen rasgos de homosexualidad.

Mientras tanto su confesor, el jesuita Antonio Núñez de Miranda, le reprochaba constantemente que se ocupara de temas mundanos y no religiosos. El frecuente contacto con las más altas personalidades de la época y su gran fama intelectual, desencadenó la ira del padre, principalmente después de que Sor Juana fuese elegida para realizar el “Arco Triunfal”. Pero Juana continuó con su trabajo por encargo apoyada por los virreyes. De 1680 a 1688, es una época de gran producción literaria en la que abundan admirables sonetos, silvas, endechas, glosas, liras, quintillas, décimas, redondillas, ovillejos amorosos, religiosos, filosóficos y satíricos, numerosos romances, composiciones en las que destaca su gran variedad de metros y estrofas. Esta cualidad la coloca entre los más altos poetas de su período, apenas igualada por ninguno anterior. En los villancicos, quizá uno de los aspectos menos estudiados de su obra, despliega la mayor riqueza.

Obras de todo género y tipo, cortesanas y religiosas, se van acumulando en su producción: comedias de enredo, Los empeños de una casa, La segunda Celestina, tal vez escrita con Agustín Salazar y Torres; la comedia mitológica Amor es más laberinto, escrita con Juan de Guevara; autos sacramentales: El Divino Narciso, El cetro de José, San Hermenegildo, en los que utilizando la poética de Calderón de la Barca nunca desmerece de su modelo; en las loas que preceden a los dos primeros autos mencionados se reitera la relación de los sacrificios humanos aztecas con la Eucaristía, concediéndole derecho de existencia a la religión azteca.

Sin embargo la perversidad humana continuaba acechándola de cerca. No faltaron los obstáculos y obcecaciones de las mentes conservadoras que lucharon hasta extinguir esa llama de sabiduría femenina, prohibida por leyes retrogradas que obedecían a intereses muy personales. Juana creyó intuir y disolver el problema deshaciéndose de su confesor Antonio Núñez de Miranda bajo la protección de la entonces virreina, marquesa de la Laguna (según se deduce de la recientemente descubierta Carta al Padre Núñez, escrita en 1682, que muestra una faceta polémica y argumentativa de la poetisa). Pero no fue así, y pronto el mundo se le vendría abajo. La pareja de virreyes permaneció en México hasta el año de 1688. Y a partir de entonces Sor Juana queda desolada y comienza a ser el blanco de críticas, frustraciones ajenas y el centro de terribles ataques misóginos.

 

Mientras la condesa ayudaba a publicar en Madrid la primera edición del libro Inundación Castálida, -que reúne buena parte de la obra poética de Sor Juana Inés de la Cruz- alrededor de 1689; en México (o Nueva España) era publicado sin su permiso, una carta en la que ella hacía una contundente crítica al famoso sermón del Jesuita portugués Antonio de Vieyra, muy afamado teólogo de la época con el extenso título de Carta atenagórica de la madre Juana Inés de la Cruz, religiosa profesa de velo y coro en el muy religioso convento de San Jerónimo que imprime y dedica a la misma Sor Filotea de la Cruz, su estudiosa aficionada en el convento de la Santísima Trinidad de Puebla de los Ángeles. El curioso seudónimo femenino de Sor Filotea de la Cruz fue adoptado por nada menos que su supuesto amigo, el Obispo de Puebla, Manuel Fernández de Santa Cruz, quien acompaña el texto escribiendo una carta amonestándola por su preocupación en temas mundanos y por su ignorancia en los asuntos bíblicos, tanto en su poesía como en su estudio. Aun reconociendo el talento de la autora, el Obispo le recomendaba que se dedicara a la vida monástica, más acorde con su condición de monja y mujer que a la reflexión teológica, ejercicio reservado sólo para hombres.

Sor Juana escribió una energica réplica, la famosa Respuesta a Sor Filotea, la cual fue considerada como el primer manifiesto feminista de todos los tiempos. La máxima jerarquía eclesiástica, particularmente el arzobispo Aguiar y Sejías, comenzó un ataque cada vez más abierto, exigiendo que Sor Juana renuncie a sus libros y a todos sus estudios mundanos. Sin embargo ella desafió la autoridad y continuó escribiendo. Esta vez, un grupo de villancicos sobre la vida de Santa Catharina de Alejandría en los cuales se perciben un desafiante tono feminista.

Aunque en 1692 a Sor Juana se le otorgaron dos reconocimientos principales en el concurso universitario “Triunfo Parténico”, ya la sociedad del momento la había vetado. Poco después fue obligada a deshacerse de toda su biblioteca y aparatos acumulados en su recinto y obligada a dedicarse exclusivamente a los asuntos conventuales. Así que, así murió, entregada a la vida religiosa, mientras ayudaba a sus compañeras enfermas durante la epidemia de cólera que asoló México en el año 1695.

 

 

diciembre 4, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, LITERATURA, POESÍA, Religión | , , , , , | 1 Comentario

MAESTR@S DE BOLIVAR.

imagesCAITVGT6BOLIVAR NIÑO

BOLIVAR NIÑO

Bolívar nació dentro de una familia adinerada de la época. A pesar de que quedó huérfano de padre y madre a muy temprana edad, él y sus hermanos no fueron privados de los beneficios de las comunidades de los blancos criollos.

La formación educativa de Bolívar fue bastante informal, considerando que no fue un alumno regular que cursara estudios desde la educación elemental hasta la universidad.

Al igual que otros muchos ricos y bien educados criollos, recibió instrucción de tutores privados en su propia casa. Además, contó con la guía de personajes tan prominentes como:

small_matea_bolivar

MATEA BOLIVAR

Francisco A Carrasco.
Fernando Vides
Presbítero José Antonio Negrete
Guillermo Pelgrón
Padre Sojo (música)
Simón Rodríguez (Ver Biografía)
Andrés Bello (Ver Biografía)
Fray Francisco de Andújar (matemáticas)

Bolivar y La Negra Hipolita
BOLIVAR E HIPOLITA

Entre sus maestros más influyentes se destacan Padre Sojo, Simón Rodríguez, Andrés Bello y el Fray Francisco de Andújar.

.:: Simón Rodríguez

Simón Rodríguez nació en Caracas el 28 de octubre de 1769.

El primer encuentro con el niño Simón Bolívar se produjo cuando Feliciano Palacios, abuelo del Libertador, lo contrata para que se encargue de la educación del nieto.

En su escuela, Simón Rodríguez tenía 114 alumnos, de los cuales 40 estudiaban gratis. Su manera de enseñar era diferente a la tradicional: le gustaba salir con sus estudiantes por el campo, para estar más cerca de la naturaleza.

De este gran maestro aprendió Bolívar a amar la libertad. Así se lo expresó el Libertador en 1824: “Usted formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso”.

.:: Andrés Bello

Andrés Bello nació en Caracas el 29 de noviembre de 1781. Sus padres fueron Bartolomé Bello y Ana Antonia López.

Su labor de profesor se inició en Caracas. Comenzó dando clases particulares, siendo uno de sus alumnos Simón Bolívar, a quien le enseñó Literatura y Geografía. Andrés Bello, apenas dos años mayor que el Libertador, le enseñó primeras letras, aunque no logró adelantos en ortografía.

Este hombre de gran formación humanista, fue el primer venezolano de su tiempo que podía leer a la perfección los diarios ingleses que llegaban a Caracas.
Siendo profesor defendió la enseñanza del latín y publicó su “Gramática Latina”. Fue ferviente partidario de la enseñanza primaria. En una oportunidad dijo: “Creo urgente el fomento de la enseñanza literaria y científica. La instrucción primaria no se defiende sino donde han florecido de antemano las ciencias y las letras”. Cuestión que transmitió a Bolívar, quien en los años posteriores fue divulgando la importancia de la educación para los pueblos.

.:: Pedro Palacios y SojoEl 2 de febrero de 1739 fue bautizado en la iglesia parroquial de Chacao. Sus padres fueron Feliciano Palacios Gedler e Isabel Gil de Arratia.

Sacerdote y músico, conocido como “el padre Sojo”. Organizador de la enseñanza musical en Venezuela (1783). Tío abuelo del Libertador, pertenecía a una familia poseedora de grandes bienes de fortuna y gusto por las manifestaciones culturales, en especial por la música.

.:: Fray Francisco de Andújar

Nace en la localidad de Andújar, España, en octubre 1760. Sus padres fueron Miguel Alonso Ravé, natural de Córdoba, y de María José de la Concepción Berdura de Andújar.

Misionero capuchino andaluz, fundador de una cátedra o academia de Matemáticas en Caracas e investigador de las ciencias naturales. Su nombre completo era Francisco de Paula Ravé y Berdura.
Fue maestro de Simón Bolívar, asi como de José de la Cruz Limardo, quien lo menciona con gran respeto en sus Memorias.

En general, podemos decir que Bolívar era un entusiasta defensor de la educación para todos los ciudadanos. Creía que de esa manera éstas lograban adquirir las virtudes necesarias para vivir civilizadamente.

Fuentes consultadas:

www.simon-bolivar.org

TAIMA

noviembre 16, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, EDUCACIÓN, EDUCACIÓN PREESCOLAR, HISTORIA, LO CULTURAL/IDEOLOGICO, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

SIMON RODRIGUEZ: PENSAMIENTO Y ACCION.

 Simón Rodríguez, junto a Francisco de Miranda y Simón Bolívar, parece que tenían un destino común, y cumplieron sus roles históricos, irrumpiendo en contra de las instituciones y lo instituido en sus contextos de vida y obra realizada o en proceso de concreción.-

 t_250px_simn_rodrguez_107 SIMON RODRIGUEZ

 Nos toca, tratar en las siguientes páginas, de  acercarnos al  pensamiento y acción de Simón Rodríguez.

Formarse un pensamiento propio, crítico, revolucionario, original, en las  colonias españolas americanas, entre 28 de Octubre  1769 (Nace Simón Narciso Jesús Rodríguez) y 1864 (28 de Febrero muere, S. Rodríguez),  parece ser de hombres con cualidades y grandeza excepcional.

Cuál es el contexto en América Central y del Sur, europeo y norteamericano, que le correspondió vivir a Simón Rodríguez.

1.- Se había producido la revolución Francesa.

 

2.- Había sido declarada la independencia de Haití. 1.789 Sublevación de Toussaint L´Ouverture contra Francia y la Declaración de Independencia.

 

3.- Había ocurrido las sublevaciones de Gual y España, los alzamientos del negro Andresote.

4.- España estaba como imperio decayendo y es impuesto Napoleón como emperador.

5.- Ya se había producido la declaración de Independencia de E.E.U.U de Inglaterra.

6.- La Monarquía y la iglesia controlaban la vida de las familias caraqueñas, prohibían

la lectura de determinados libros. La educación era conforme lo señalaba la Iglesia.

7.- Se hacía cumplir la santa inquisición.

8.- En las colonias americanas, España establece una economía extractiva de piedras Preciosas, especies y alimentos.  Hay una economía de puertos.

9.- La fuerza de trabajo fundamental, es la de los esclavos e indios, quienes ayudaron en labores agrícolas,  construcción de fuertes, ciudades, iglesias y pueblos.

10.-Hay una clara diferenciación de clases sociales, los blancos peninsulares, los Blancos criollos, los pardos, los mestizos,  indígenas,  esclavos.

11.-La etapa Colonial Española, impuso su cultura, su religión, sus leyes, se produjo la cultura de la dominación, de la explotación de la exclusión social, en la América de habla española.

12.- En Europa se producen transformaciones políticas-económicas, se está pasando de la etapa socio económica feudal, a la era del capitalismo, de las primeras industrias, de  conformación  de las burguesías nacionales, de la acumulación del capital, de la Ciencia como ordenador de la vida terrenal y la religión como ordenador de lo espiritual.

 SIMÓN RODRÍGUEZ: SU PENSAMIENTO.

Es importante resaltar que  el contexto, social, cultural, político, económico e ideológico que le correspondió accionar a Simón Rodríguez, era sin duda alguna adversa a un pensamiento liberador, al concepto de igualdad, educación general, al pensamiento crítico, creador. Le correspondió vivir en sociedades que pretendían ser estáticas.

El mismo Francisco de Miranda considera a la educación impartida en las colonias españolas como: “inferior, inútil y despreciable” (Bohórquez, 109-2.006), es ésta una opinión importante, dada la cantidad de viajes por países del mundo, como España, Francia, Rusia, Estados Unidos que recorrió el Precursor. Miranda en su estadías, había podido apreciar y comparar la sociedad monárquica y las nacientes sociedades  republicanas.

A Simón Rodríguez,  sus viajes por Europa y lecturas de Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Locke, Saint Simon, han debido despertar su pensamiento liberador, igualitario.

Recordemos que la invasión española, el proceso de dominación, destrucción cultural originaria, modelo económico de extracción,  duró  desde 1492, hasta finales del siglo XVIII, cuando culminaron los procesos independentistas-coloniales en nuestra América. La pertenencia al imperio español, por parte de la mayoría de los habitantes de la colonia era  aceptada como un “hecho natural”, no obstante en más de 300 años de ocupación colonial, los elementos identitarios, culturales, la memoria histórica de los  blancos criollos, pardos,  indios y negros, la territorialidad, los lazos o vínculos de una comunidad diferenciada y diferente  al poder colonial, estaban en pleno reconocimiento.

Convencerse que un modelo Monárquico, no era el conveniente para los habitantes de estas tierras, sino el modelo republicano, que la educación la cual sólo era impartida para una minoría, que apenas llegaba al 1 % de la población,  era inadecuada, insuficiente, no era popular, y que tenia carencias pedagógicas y formativas; llegar a estas conclusiones, estando subsumido en un contexto histórico de costumbres, educación y religión dominante, no era fácil.  Resultaba necesario haber adquirido, una cosmovisión universal, una capacidad de  análisis, comparación  de situaciones y regiones diversas, haber tenido acceso a lecturas que generaban reflexión, y estar en contacto con sujetos históricos, que andaban en la búsqueda de nuevas respuestas y soluciones a problemas concretos que eran observados en la realidad (1) de la pachamama   (Vocablo Aymara. Mitología Inca. madre tierra). Este era el caso de Simón Rodríguez.

La conciencia de NUESTRA AMÉRICA, separada de  España, se inicia con Francisco de Miranda, quien denomina a estas tierras la América meridional, Colombia otros la denominaban Colombeia. Este pensamiento se fortalece con Simón Bolívar y Simón Rodríguez (pag. 200-206 ibidem). Es de aclarar que para Miranda Colombia o la América meridional se demarcan: “…comprendiendo esta desde el Missisipi hasta la Patagonia” (Bohórquez, 200-2008). El prócer Cubano José Martí, desarrolló un profundo ensayo programático titulado NUESTRA AMERICA (1.891) (Diccionario Enciclopédico de la letras de América Latina, 200- 1995)

Las doctrinas europeas, de la Revolución Francesa de libertad, igualdad y fraternidad, encontraban, en los suelos del nuevo mundo, un escenario virgen para su realización.

Señala Simón Rodríguez que

“Los filósofos de la Europa, convencidos de  la inutilidad de su doctrina En el mundo viejo, quisieran poder volar hasta el nuevo…” (Rodríguez, 66, Chile-1834)
Observemos que, la difusión de la nuevas doctrinas en la pachamama (madre tierra)  no la hicieron, los filósofos europeos, pero si los conocedores de esas doctrinas quienes las trajeron al nuevo mundo, y las adaptaron a nuestras realidades, las ideas de libertad, igualdad,  de educación popular y  general.

LA GUERRA SIMULADA


Decía Simón Rodríguez: “…la sociedad es una guerra simulada”.

Hoy se dice que en la sociedad hay una lucha de clases, las clases oprimidas en contra de las clases explotadoras.

Y más adelante expone “…la América no ha de  imitar servilmente, sino ser original”

Ciertamente, la guerra simulada estaba presente desde la invasión española, con el saqueo de todas las riquezas extraídas, en piedras preciosas, obras de arte de los indígenas, obras arqueológicas, literatura indígena, la imposición religiosa,   cultural,  lingüística del idioma español. Señala Fernando Báez: “La educación escolástica fue un instrumento para borrar

la memoria del pasado latinoamericano: los centros educativos sirvieron para formar una elite conservadora. …los españoles  en cambio insistieron con la fundación de universidades que repetían el modelo de Salamanca y Alcalá de Henares…llama la atención que antes de la existencia de Harvard (1636), ya existían trece universidades en América latina, al servicio de los intereses escolásticos…fueron trescientos años de aristotelismo y tomismo… De un total de casi ciento setenta mil graduados, que debían contar con la autorización papal para obtener su título, en su mayor parte las generaciones fueron asimiladas y sus investigaciones y obras se insertaron en la tradición dominante. Las bibliotecas universitarias no eran públicas y no todos los libros podían ser leídos,…las cátedras se daban en latín (Baez,122-2008).

 

IDEAS! IDEAS!

Con una visión futurista dijo Simón Rodríguez:  
Ideas¡, ideas!, primero que letras

La sabiduría de Europa y la prosperidad de los Estados  Unidos, son dos enemigos de la libertad de pensar, en América.

 

 Decía Simón Rodríguez, “la Libertad de pensar”, es decir la libertad de ser “nosotros mismos”, no somos europeos ni somos norteamericanos, somos hijos de la pachamama, de la madre tierra, tenemos un tiempo histórico, somos el aquí y el ahora, somos el ser, el conocer y el sentir de un pueblo con identidad, historia, geografía, costumbres, tradiciones, planes y proyectos, sueños propios. Nos pensamos, nos descubrimos como la otredad, el otro, el diferente en la diversidad, pero que nos reconocemos en la convivencia. Somos una cultura llena de creatividad, totalidad e historicidad. Creatividad porque creamos objetos y significados vivientes unívocos. Totalidad pues existen un conjunto de significados y prácticas de lo latinoamericano y caribeño. Historicidad, pues, hay una secuencia, un proceso, una memoria.

Nos plantea Simón Rodríguez un grito por la supervivencia. No  hay cultura sino hay  supervivencia, frente a las amenazas hegemónicas, imperialistas, debe haber resistencia, defensa y protección. Una cultura que no pretende ser hegemónica acepta la coexistencia, hay negociación entre iguales respetando las diferencias. Y una cultura no hegemónica practica la convivencia, con ello se relacionan los valores compartidos, los valores comunes que refuerzan la identidad.

 

HABLAR DE LA COSA PUBLICA    

 

Señala Simón Rodríguez:    “En la Sociedad Republicana No es permitido decir No me toca hablar de la cosa pública Ni preguntar a otro…” (pag.69. Ibídem)

Sabemos que las grandes decisiones de la época colonial y luego de la independencia, a pesar que la mayoría de la población participó en la gesta independentista, la realizaban, los sectores de los blancos criollos, y algunos de los que participaron en la gesta independentista, que luego se dedicaron a ejercer el poder excluyente.  Para participar en la vida pública se requería poseer determinada cantidad de dinero. Esto limitó la posibilidad del ejercicio político, para ser electo  diputado, concejal, u ocupar determinados cargos públicos. Plantea Simón Rodríguez, que todo republicano debe opinar sobre la cosa pública, es decir, participar, no esperar que otro le informe o le diga. En Latinoamérica y el Caribe se está construyendo un nuevo modelo de democracia,  la participativa, donde las grandes mayorías de la población viven con intensidad  y constantemente el debate público y la toma de decisiones. Hoy la conformación de los consejos comunales, es el ejercicio político más novedoso e importante que se esté desarrollando en un país. Son las comunidades organizadas, construyendo sus propios proyectos, resolviendo sus necesidades. La participación en los asuntos políticos, económicos. Culturales, educativos, de salud, forman a un individuo corresponsable, coautor de su propia historia.

 

 

HACER NEGOCIO CON LA EDUCACION

 

También señalaba Rodríguez: “ Hacer negocio con la educación Es…..diga el lector todo lo malo que pueda todavía le quedará mucho por decir.”

Es indudable que en la realidad Venezolana y de América Latina,  son muchos los que han hecho negocios con la educación, pero más grave, es que se limitaban la educación para determinados sectores llamados intelectuales, dejando a las mayorías en la plena ignorancia, excluidos de toda formación, además de pretender privatizar la educación, colocándola como una mercancía, de donde se pueden obtener ganancias.

Fortalecer este cuestionamiento de Simón Rodríguez, el negocio con la educación, cobra hoy plena vigencia, no sólo en la realidad venezolana, sino mundial. Se corre el riesgo, de acuerdo a concepciones excluyentes, en dejar las áreas técnicas para las mayorías, los países periféricos, mientras  el conocimiento científico, la investigación y los grandes descubrimientos, quedan  para el dominio de la élite imperialista mundial. Reafirma su idea cuando dice Rodríguez:

  

“Los conocimientos son PROPIEDAD PUBLICA puede renunciarla una generación (sic) pero no privar de ella a las siguientes  no lea; pero no oculte ni destruya (pag. 92).

El conocimiento es propiedad pública, no propiedad privada, esto es fundamental reivindicarlo, como pensamiento libertador, emancipador, frente a quienes pretenden a través de los derechos de autor, derechos de propiedad intelectual, limitar la difusión de las ideas, ciencias, conocimientos que sirven  a la humanidad, para convertir al conocimiento en mercancía,  en negocio. Los descubrimientos científicos, en   medicamentos,  tecnología médica, deben ser declarados conocimientos libres, públicos y dentro de los derechos humanos, no sujetos al comercio, al libre mercado, deben ser conocimientos de la humanidad y para la humanidad. Hoy se pretende que un poema, sea  una mercancía. La difusión de un ejercicio para la salud es comerciable, y posee derecho de autor, propiedad intelectual. La educación es vista por el sector neoliberal como una mercancía. Por su puesto, con esto se pretende excluir a la mayoría de la población del conocimiento, la cultura. Sólo las elites podrían educarse, acceder al conocimiento, ser “cultos”. Las políticas públicas de los gobiernos progresistas, bolivarianos, humanistas y socialistas,  de acceso a la educación, la cultura, la salud, rompen este esquema privatizador del conocimiento. Elevar la calidad de vida de la población, requiere como necesidad central el acceso a la educación,  la cultura y el conocimiento científico y técnico, sin cortapisas. Debemos formar,  al intelectual orgánico ( Gramsci), comprometido, consustanciado con la realidad de la comunidad, de la comuna, de la nación, de la región latinoamericana y caribeña, con los oprimidos del mundo, con el trabajador y obrero explotado. Formar una nueva ciudadanía y un nuevo republicano.
Las doctrinas políticas,  religiosas, filosóficas, científicas, deben estar desde su teoría, fundamentos y praxis, altamente comprometidas con la liberación y emancipación de los pueblos.

“…Si los pobres no tienen derecho al Saber, Si se les enseña…i que, Quien los enseña i cómo”, (pag.115, ibídem) “…entre los que vemos con desdén, hai muchísimos que serían mejores que nosotros, si hubieran tenido escuela”(pag.116, ibídem).

Por ello es que, en los colegios fundados por Simón Rodríguez aceptaba, indígenas, muchachos pobres y esto escandalizaba a los godos de las ciudades de aquella época y a los actuales.

 

Y señala Simón Rodríguez: “ Servirse del nombre de Dios, para respaldar injusticias Es BLASFEMIA

 

 

Es oportuno un planteamiento del pensamiento de Marx:

«Los principios sociales del cristianismo justificaron la opresión del proletariado [...] trasladan al cielo la corrección de todas las infamias [...] declaran que todos los actos viles de  los opresores son el justo castigo del pecado [...]»91.

Es una crítica certera –y totalmente pertinente desde                       un cristianismo de liberación– contra la «religión de resignación», de dominación, fetichista. (Dussel,54-1993)

«Por lo tanto (pensaba Münzer), el cielo no es una cosa del otro mundo; hay que buscarlo en esta vida, y la tarea de los creyentes consiste en establecer aquí: en la tierra, ese cielo que es el Reino de Dios»97.  (pag 57-ibidem) importante para América Latina, África y Asia en la actualidad. Tómese muy en serio la indicación de Marx de que el «cielo» hay que realizarlo aquí en la «tierra» –es, exactamente, la propuesta de la Teología de la Liberación latinoamericana contemporánea–. El «Reino de Dios», dice Marx, es tarea terrestre, como pensaba el fundador del cristianismo: «¡Bienaventurados los pobres, porque tienen el Reino de Dios!» (Lucas 6,20); «Sepan que ya llega el Reino de Dios» (Lucas 10,12). (pag 57-pie de página-ibídem)(Negritas nuestras).

 

EDUCACION POPULAR

 

Dice Simón Rodríguez:   “El objeto del autor, tratando de las Sociedades Americanas, es la EDUCACIÓN POPULAR   y          por POPULAR……entiende…..JENERAL”. (PAG.41,ibidem)

Era necesario según Rodríguez, brindar la educación general, a todos por igual y afirmaba que: “Sólo con la esperanza de conseguir que se piense en la EDUCACION DEL PUEBLO, se puede abogar por la INSTRUCCIÓN JENERAL…” y luego afirma: “…los discípulos no se han de distinguir por lo que pagan, ni por lo que sus padres valen…”(pag.46,ibiden) “…los gobiernos deben proporcionar JENERALMENTE los medios de adquirirlos —y pensar mucho en los modos de dar esos medios”.(pag.47).

Hoy las políticas de los gobiernos han de pensar en cómo garantizar el acceso a la educación, al conocimiento.  Las directrices emanadas del mal llamado CONSENSO DE WASHINGTON, ordenaban a los países, (sólo enumeramos las 2 primeras):

“1.- Eliminación del déficit fiscal mediante la reducción del gasto público, que apunta a la reducción del presupuesto destinado a salud, educación, seguridad social…” (Negritas nuestras)

2.- Reducción del gasto público hacia aquellos sectores más rentables de la economía. (Vega Cantori, 158-2008)

En este “Falso Consenso” señala Vega cantori “…impuesto por los Estados Unidos, aparecen claras las pautas de sometimiento de las economías nacionales  a los intereses del imperialismo…” Y más grave es que se pretende con estas políticas disminuir el gasto público en educación, es decir, dejar a millones de seres humanos sin conocimiento, educación y cultura, amén de la salud y seguridad social,  en manos de los mercaderes de la vida.

Simón Rodríguez.: “Si los americanos quieren que la revolución política, que el peso de las cosas ha hecho y que las circunstancias han protegido, les traiga bienes hagan una revolución económica, y empiécenla por los campos; de ellos pasará a los talleres y diariamente notarán mejoras que nunca conseguirán empezando por las ciudades….Los que quieren seguir con los privilegios están enfermando a la república y más adelante dice “La enfermedad del siglo es una sed insaciable de riquezas”       Es esto lo que se está iniciando en Venezuela, una revolución económica, política, cultural, educativa, en donde se eliminen los privilegios que unos pocos han ostentado y aún ostentan groseramente.

La concepción de la educación popular, general, para todos con igualdad de oportunidades, es lo que garantizará en el futuro inmediato la emancipación y el mejoramiento de la calidad de vida de nuestros pueblos. Hacia estas políticas públicas apunta el pensamiento Bolivariano, Robinsoniano y de los libertadores de NUESTRA AMERICA. Simón Rodríguez ha sido el primero en plantear una teoría educativa, para los habitantes sur americanos y caribeños. Podemos caracterizarlo como antiimperialista, trato el problema de las clases sociales, entendió a la escuela como aparato para la transformación, analizó la inclusión social, desarrollo un método de enseñanza en contacto con la naturaleza y con la comunidad, entendió la educación como acción y reflexión permanente, en definitiva fue un pedagogo revolucionario, para su tiempo y vigente en su esencia.

Por supuesto todo este pensamiento de Simón Rodríguez fue ampliado, por su alumno predilecto, SIMÓN BOLÍVAR, quien desarrolló, con gran acierto un pensamiento superior al de su época. El amor de Simón Bolívar, por Simón RodrígueEl pensamiento de Simón Rodríguez  sigue vigente y  su preocupación antiimperialista. La sabiduría europea a obnubilado, por muchos años a los habitantes de estas tierras, querer ser primero europeos, luego norteamericanos, ha sido producto de la penetración cultural e  ideológica. Más hoy, el imperialismo, con sus MASS MEDIA, su libre mercado, sus políticas de consumo, irrumpen en cualquier nación, comunidad, familia trastocando lo cotidiano del ser, creando la ilusión del capital y el mito consumista. La prosperidad norteamericana es  vendida como el ideal de desarrollo, lo que no se preguntan, es cómo han logrado esa prosperidad los EEUU, a costa de la explotación de los países latinoamericanos, de la extracción a precios viles de  sus materias primas, de sus trabajadores. Hoy, si se paralizan los trabajadores latinos, se paraliza Norteamérica. El trabajo duro, lo hacen los chicanos o latinos.z, se manifestó extraordinariamente, en cartas y actos de afecto supremo hacia el maestro.
(1)    Podemos extrapolar, esta situación a la época actual, cuando resulta normal cultural, jurídica, política y económicamente que se explote al trabajador, nadie se horroriza hoy de que un trabajador sea explotado, hombres, mujeres o niños, las instituciones responden con mucha debilidad. Solo observemos a un obrero en la construcción de un edificio, trabajando de 7 Am a  4,  5 o 6 Pm, en una jornada extenuante, ese obrero sólo es importante para la producción de plusvalía, nunca el salario podrá permitir la recuperación de sus fuerzas y energías perdidas en la labor, la empresa sólo le paga el salario, para comer, no se preocupa de elevar su formación, educación, condición de vida de él y de su familia, decir esto es subversivo para el sector privado, es insólito para el patrono, pero en muchos casos para el mismo trabajador, producto de la alienación..    Se presentan procedimientos engorrosos, leguleyezcos, con retardos procedimentales, para lograr que se le cancelen las prestaciones sociales a un trabajador, en donde la empresa comienza negando la relación laboral. Los recursos de la seguridad social, es desviada por las mismas empresas y no llegan a las instituciones, aunque al trabajador se le descuenta de su salario o sueldo, la parte que le corresponde aportar. Avanzar en un proceso educativo, cultural, jurídico-político y económico que rompa el sistema de explotación del trabajador, del obrero equivale hoy a la lucha librada por los próceres, los independentistas latinoamericanos y caribeños, y los educadores con visión progresista de la época colonial.

FUENTE: BOLETIN DE NOTICIAS PSUV

BIBLIOGRAFIA:

 

1.-  Biografía de Simón Rodríguez.  Universidad  Nacional Experimental Simón Rodríguez.Caracas. 2005.

   2.-Francisco de Miranda: Carmen Bohórquez Moran. Editorial. El perro y la rana. 2006.

 3.- Simón Rodríguez: O Inventamos o erramos. Monte Ávila editores. 2004

4.- Fernando Báez: El saqueo cultural de América Latina. Editorial Melvin. Debate.2008.
 
5.-. Enrique Dussel: “Las metáforas teológicas de Marx”. Editorial Verbo Divino. Navarra  1993.
 
6.- Antonio Gramsci: Antología. Siglo XXI Editores. 1978
 
7.- Diccionario enciclopédico de las letras de América Latina. Biblioteca Ayacucho. Monte Ávila Editores.1995.


 

noviembre 15, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, EDUCACIÓN, HISTORIA, LO CULTURAL/IDEOLOGICO, POLÍTICA, Uncategorized | , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Juana Sujo: Una creación teatral

Autora: juana sujoLuciana McNamara/ ENcontrARTE

Escuchar el nombre de Juana Sujo nos traslada inmediatamente al teatro venezolano contemporáneo que empezaba a reaccionar con los novedosos y diferentes estilos artísticos que marcaban la nueva época del mundo, tratándolos de adaptar a los sugerentes climas tropicales. Hace ya 48 años que falleció esta actriz y activista teatral euro-americana, de espíritu nómada heredado de la guerra y de los éxodos del viejo mundo, que luego de una larga y sensible travesía llega a la República de Venezuela donde por fin echaría sus raíces para dejar transformado su arraigo en contundentes aportes a las artes escénicas del país.

Juana Sujo intervino en casi todas las áreas del trabajo teatral, siendo especialmente buena en el área de formación de actores de teatro. Modeló estilos de puesta en escena más complejos desde el punto de vista estético y mejor acabados, e incentivó a través del ejemplo de un constante trabajo profesional, una nueva ola de dramaturgos, actores y actrices nacionales que continuaron laborando por el desarrollo teatral a todo lo largo de la segunda mitad del siglo XX hasta lo que llevamos recorrido de este siglo XXI. Es que Juana se había formado con respetados maestros alemanes adquiriendo esa típica disciplina pedagógica que arrastraba sobre su espalda la moribunda Europa decimonónica.

La historia de los desplazamientos comienza mucho antes de que Juana naciera. Sus padres Adolfo Sujovolsky y Sara Berkonsky eran oriundos de la península de Crimea en el sur de Ucrania, que después de la Primera Guerra Mundial y el colapso de los antiguos imperios de Rusia y Austria, cae en una profunda crisis que obliga a los Sujovolsky, de ascendencia judía y convicción socialista, a huir lejos de la hambruna y la violencia llegando primero a Londres para después radicarse, como muchos europeos lo hicieron, en el lugar más “recóndito” del mapa, en este caso, Argentina.mapa_crimea tierra de sujo juana                             

Allí nace la primera camada Sujovolsky, Berta y Anita, las hermanas mayores que posteriormente se dedicarían a la música; y luego en 1918 llega Juanita, a la que todos conocerían después como Juana Sujo. Transcurren estables los primeros años de su vida y luego se trasladan a Brasil buscando materia prima para el oficio del padre, el de fabricante de papel. Allí terminan de disfrutar su infancia y llega a la familia el último de la prole, un varón llamado Abi. Al transcurrir el tiempo, sus padres preocupados porque los niños recibieran una educación humanista, los envían a Berlín, Alemania en 1923. Allí Juana y sus hermanas estudian música y teatro, pero ella se proyecta rápidamente como una figura histriónica de dotes poco comunes.

En la capital germana Juana cursaría sus primeros estudios como actriz con el eminente director austriaco y captador de talentos Max Reinhardt, para después seguir en la Academia de Teatro de la maestra austrohúngara Ilka Grüning, educándose profundamente en el arte de la interpretación. En esta época entabla amistad con la conocida actriz de teatro y cine Lilly Palmer, quien para entonces también era alumna de la Academia de Teatro de Grüning. De allí pasa a trabajar en varias compañías teatrales del momento, destacándose entre ellas la “Kamerspiele”, en Munich, bajo la dirección de Kalkenberg y el contrato que había logrado con la compañía de Otto Falckenberg, dedicada al montaje de obras clásicas, en especial las de William Shakespeare. Juana Sujo estaba amasado ya buena fama cuando la situación política de Alemania comienza a cambiar.

Con el ascenso al poder del ideólogo y fundador del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores Adolfo Hitler a principios de 1933, las estructuras de ese país comienzan a transformarse radicalmente. Aunque durante el período de la Alemania Nazi Hitler revertió en corto tiempo la crisis económica, social y política dejada por los destrozos de la Primera Guerra Mundial de 1918, sus métodos de combate eran particularmente macabros. Rápidamente se inició el proceso de eliminación de diversos grupos raciales, políticos, sociales y religiosos que él consideraba “enemigos de Alemania” o “razas impuras”. Una intensa persecución comienza. Comunistas, homosexuales, negros y especialmente judíos son exterminados masivamente.

Las chicas Sujovolsky eran judías y la situación se tornaba cada día más peligrosa y desesperante. A los actores, particularmente, se les obligaba actuar en obras segregacionistas. El arte se había transformado en instrumento de guerra y ya no valían las propuestas rusas o francesas. Por otro lado todos los autores, directores y actores de origen judío habían emigrado y a los teatros que dejaban de cumplir con sus obligaciones políticas eran cerrados sin contemplación.

Juana y sus hermanas se vieron obligadas a huir a Inglaterra y después retornar a Buenos Aires a finales de 1933. La chica contaba con 19 años cuando debuta con la compañía teatral Susini y forma parte del elenco de la artista española Lola Membrives. Pero a Juana le toca trabajar duro para ganarse un lugar en el mundo artístico argentino. Cuando llegó era poco conocida, pero su claridad y talento no tardaron mucho en llevarla de la mano hacia la popularidad. “No tengo prisa ­-le expresó a un periodista por aquella época-­, encaro el teatro como he visto hacerlo a excelentes comediantes europeos, sin apuro y con un deseo de saber, con un afán de perfeccionamiento ajeno al halago del éxito inmediato…”. En 1938 participa por primera vez en una película de bajo presupuesto, Callejón sin Salida. Después vuelve a participar en la película de Alberto de Zavalía, La vida de Carlos Gardel (1939) junto a Hugo del Carril. Y dos años más tarde, ya insertada en el mundo cinematográfico, en otra de Zavalía, Dama de compañía. Su voz, su gestualidad y movimientos cautivaban a la audiencia y a los directores. Continuó su carrera como actriz de cine y de teatro durante 9 años consecutivos mientras intermitentemente se establecía por temporadas en Ecuador, Chile y Perú, donde encabezó el elenco del Teatro Nacional de Comedia. En esos años obtuvo papeles en las películas Flecha de oro (1940); Último refugio (1941); La hora de las sorpresas (1941); Eclipse de sol (1942); Cuando florezca el naranjo (1943); Nuestra Natacha (1944); Besos perdidos (1945); y Como tú lo soñaste (1947).

Estando Juana en Argentina recibe una oferta de trabajo desde Venezuela. La empresa productora Bolívar Films le pide trabajar en dos largometrajes a ser dirigidos por otro argentino radicado en Venezuela, Carlos Hugo Christensen: El Demonio es un Ángel y La Balandra Isabel llegó esta tarde. Juana acepta la propuesta y el 28 de abril de 1949 estaba pisando Caracas quizá sin imaginarse el destino que le aguardaba. A los pocos meses los directivos de la productora cinematográfica le proponen dirigir una pequeña escuela de teatro para la futura formación actoral que se llamó “Estudio Dramático”. Ella sintió en Venezuela un terreno “virgen” para el desarrollo de las artes escénicas. De hecho, era muy cierto que las secuelas de la dictadura de Gómez y ahora la de Pérez Jiménez, habían retrasado la entrada al país de las novedades de un siglo tan vertiginoso como lo fue el XX, sobre todo en lo que se refiere al arte.

premio-juana-sujo

El teatro no había avanzado mucho ni en métodos ni en estructura. Juana debía revisarlo, actualizarlo e inyectarle otras técnicas modernas de la escena mundial. Y así fue. Durante los 12 años que Sujo vivió en Venezuela se dedicó de lleno al desarrollo de las artes escénicas; fundó el primer teatro estable en el país y la primera compañía. El “Estudio Dramático” de Juana Sujo, ubicado dentro de Bolívar Films, comienza tímidamente sus andanzas hasta que la maestra y sus alumnos se mudan al Museo de Bellas Artes. Allí montan varias piezas teatrales pero fue Las Coéforas de Esquilo que obtuvo tal rotunda aceptación del público y tan buena crítica, que Juana decide iniciar el más importante viaje de su vida profesional: La formación de recursos humanos para el teatro. En 1952, el estudio se convierte en la “Escuela Nacional de Arte Escénico” con el apoyo del Ministerio de Educación y otros entes del Estado. De esta manera la Sujo inicia su década de oro formando en el recinto teatral a importantes generaciones de alumnos como lo fueron Manola García Maldonado, Guillermo Carrera, Maritza Caballero, Esteban Herrera, Orángel Delfín y América Alonso. Después llevó su Escuela a la avenida Los Jabillos de Sabana Grande, muy cerca de su vivienda, y más tarde se instalaría en los altos del Teatro Nacional, en la esquina de Cipreses, para seguir desarrollando su trabajo como maestra. Durante su permanencia en Caracas Juana Sujo cultivó muchas amistades pero, principalmente del sector artístico y cultural. Entre sus compañeros de tertulia no faltaban Arturo Uslar Pietri, Ida Gramko, Elizabeth Schón, Isaac Chocrón, Román Chalbaud y Rafael Pineda; pero también, y especialmente, estaban los que como ella venían del exilio a trabajar por el arte en Venezuela, sus colaboradores y camaradas Alberto de Paz y Mateos, Lily Álvarez Sierra, Jesús Gómez Obregón, Horacio Peterson y Romeo Costea.

En 1954 crea la “Sociedad Venezolana de Teatro” junto a su esposo el actor Carlos Márquez, y en el 59 el “Teatro Los Caobos”, despertando el interés del público por obras de autores clásicos de la historia de la literatura mundial como Esquilo, García Lorca, Chéjov y Lope de Vega, al igual que por las de los venezolanos: Román Chalbaud, Isaac Chocrón y Arturo Uslar Pietri. Así continuó ampliando su repertorio en colaboración casi siempre con Horacio Peterson y Alberto de Paz y Mateo, y participa en la obra Requiem para un Eclipse de Román Chalbaud en 1957, en Chúo Gil y lasTejedoras de Arturo Uslar Pietri, en 1960 y El Quinto Infierno de Isaac Chocrón en 1961.

Ese mismo año muere prematuramente Juana Sujo, al parecer de un terrible cáncer, disolviéndose por falta de empuje algunas de sus creaciones. La Escuela Nacional de Arte Escénico fue la que se mantuvo en el tiempo, a pesar de que fue desalojada de su sede el mismo año de su muerte. Su alumno y pupilo Porfirio Rodríguez continuó con la labor de Juana hasta que lo suplanta Andrés Martínez quien ha sido su director desde el año 1969, batallando contra los obstáculos de su largo peregrinar. Aún siguen abiertas las puertas de la Escuela Nacional de Arte Escénico “Juana Sujo”, de la que a esta altura han emergido gran parte del talento teatral venezolano manteniendo viva la memoria artística del país.

Fuentes:

Monasterios Rubén. 1975. Un enfoque crítico del teatro venezolano. Editorial Ávila. Caracas.

http://www.salta21.com/spip.php?article1694

http://www.diariolaregion.net/

http://www.diariolavoz.net/seccion.asp?pid=18&sid=1755¬id=277326&fecha=11/08/2008

http://elespectadorvenezolano.blogspot.com/

noviembre 7, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, CINE, EDUCACIÓN, LO CULTURAL/IDEOLOGICO | , , , , , , | Deja un comentario

Vida y obra de mi Negra Matea

 
 
Vida y obra de Negra Matea llevada a la gran pantalla por estudiantes de Tiznados
Archivo.
 

San Juan de los Morros, 25 Jun. ABN.- José Meléndez es docente de arte y cultura en la Escuela Técnica Agropecuaria Robinsoniana (Etar) San José de Tiznados del municipio Ortiz, estado Guárico, pero jamás pensó que su enorme pasión por el teatro y por el cine le llevarían a desarrollar trabajos de televisión educativa expuestos en países como Cuba y Brasil.

Como él mismo lo relata, a pesar de vivir en una comunidad rural del estado Guárico, enclavada en el municipio Ortiz: San José de Tiznados, su visión de artista y su amor por la historia le han hecho escribir impactantes piezas teatrales, una de ellas Juegos y Nostalgias, donde se narra lo que fueron las vivencias de la Negra Matea y el Libertador Simón Bolívar.

Meléndez es el director, productor y guionista del documental y gracias a este logro fue seleccionado por el Ministerio del Poder Popular para la Educación para representar a Venezuela en Cuba, con la proyección del video y en Brasil en ocasión de celebrarse un encuentro del Mercado Común del Sur (Mercosur).

“Esta obra refleja en parte lo que somos en San José de Tiznados y el por qué de la importancia de la vida de la aya del Libertador: la Negra Matea”, dijo.

Mencionó que esta obra teatral, llevada a la pantalla gracias al apoyo de los estudiantes de la Etar San José de Tiznados, pone de manifiesto los grandiosos talentos que se encuentran en los pueblos, caseríos y comunidades del país y que hasta hace algunos años, nadie los conocía.

Juegos y Nostalgias es una filmación de unos 45 minutos de duración, donde un grupo de estudiantes de San José de Tiznados y actores teatrales de la comunidad ponen lo mejor de su talento para revivir lo que fueron parte de las vivencias del niño Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco y Matea Bolívar (La Negra Matea)

Las locaciones principales se desarrollan en San José de Tiznados y todo el material utilizado: vestuario, maquillaje, transporte, equipos técnicos, locaciones, animales y todo lo que se ve en pantalla fue aportado por los habitantes de la comunidad y por los estudiantes.

La iniciativa fue coordinada por la Dirección Zonal de Recursos para el Aprendizaje de la zona Educativa Guárico y ha sido proyectada en más de 10 estados del país, durante festivales y encuentros educativos, aunque su presentación formal como película en formato DVD se hizo en el contexto de la inauguración de la Exposición Itinerante de Fotografías sobre las Experiencias Significativas en TV Educativa, el 17 de junio de 2008 en San Juan de los Morros, estado Guárico.

12 meses proyectada en secreto

Para el padre de la pieza teatral y la película Juegos y Nostalgias, este importante documento visual que narra aspectos importantes de lo que fueron las vivencias de Bolívar con su niñera, se estaba proyectando desde hace un año sin que nadie supiera de dónde surgió el documento ni quien lo hizo y casi en forma clandestina.

“Después de un año de haberse grabado el cortometraje Juegos y Nostalgias, trabajo de la Escuela Técnica Agropecuaria Robinsoniana San José de Tiznados, es en este momento cuando gracias al apoyo de la Zona Educativa del estado Guárico se reconoce su importancia y se difunde a todo el país”.

Explicó que más que una película, Juegos y Nostalgias es un ejercicio cinematográfico que nace de una propuesta teatral, obra que se presentó en el IV Congreso de Historia de mi Región, celebrado en el Municipio Escolar Bolivariano N10 Ortiz, de Guárico, en el año 2006.

Curiosidad histórica

La obra surge de varios ejercicios de improvisación con base en una premisa del director, seguido de un pequeño trabajo de investigación y recolección de algunos datos históricos para la construcción del texto teatral.

“Cuando fui a investigar de la vida de Matea, lo único que conseguí fueron documentos de unas cinco o seis líneas, lo que hizo preocuparme mucho en continuar investigando sobre una de las mujeres de mayor importancia en la vida de Bolívar, pues más que una esclava de la familia, fue su niñera y la que compartió con él buena parte de su infancia”, agregó.

No obstante, y aunque con muy pocos datos bibliográficos, el autor nos recrea la maravillosa experiencia de estos grandes personajes históricos, dando a conocer parte de la historia local, regional, y nacional.

Indicó que gracias a la ardua búsqueda de información descubrió que Matea Bolívar usó ese apellido por ser esclava de la familia y que nació en San José de Tiznados, estado Guárico, cerca del hato el Totumo un 21 de septiembre de 1773 y murió en Caracas el 29 de marzo de 1886.

Relató que a lo largo de la cinta los espectadores pueden apreciar que la Negra Matea tenía diez años cuando nació Simón Bolívar y que más que un trabajo el estar cerca de Bolívar era una enorme satisfacción que le hacía cuidarlo, contarle cuentos, leyendas y divertirlo con algunos juegos de la época.

Pero quizás uno de los datos más impactantes de la obra es que se dramatiza lo que fueron las narraciones que hizo la Negra Matea al periodista colombiano Alberto Urdaneta, de cómo había presenciado el sacrificio personal de Antonio Ricaurte al hacer volar el almacén de pólvora en San Mateo, para que no lo tomaran los realistas al mando de José Tomás Boves en un hecho ocurrido en 1814.

Estas declaraciones las hizo Matea al celebrase el centenario del nacimiento de Simón Bolívar, en 1883.

Asimismo, se relata el momento cuando Matea vio como eran trasladados los restos del Libertador al Panteón Nacional, el 28 de octubre de 1876, acompañada del entonces presidente de la República, Antonio Guzmán Blanco, quien la conducía del brazo como quien lleva un verdadero tesoro viviente.

Matea tenía entonces 103 años y nueve años más tarde, en 1886 y a la edad de 112 años muere y es enterrada en el panteón familiar de los Bolívar, en la catedral de Caracas.

No era una película, era una obra de teatro

El hoy director de Juegos y Nostalgias aseguró que este trabajo no se escribió para ser grabado en película, sino en una obra teatral, y que debido a su importancia, se decidió grabarlo en video para ser expuesto en Cuba y ahí comenzó la hazaña.

La totalidad de la cinta se grabó en dos días y dos noches de forma ininterrumpida y el proceso de post producción duró cinco días en un trabajo realizado de manera artesanal con una cámara Handycam, dos reflectores, y pocos elementos escenográficos.

Destacan en su proyección los escenarios naturales e históricos como el Hato el Totumo (sitio donde nació La Negra Matea), El Rincón de los Toros (lugar donde se forjó el fallido atentado al Libertador Simón Bolívar), El Río Tiznados y la Casa de la Familia Bolívar, ubicada en el casco histórico de San José de Tiznados.

El elenco está conformado por actores de teatro en formación y alumnos de la Escuela Técnica Agropecuaria Robinsoniana San José de Tiznados, jóvenes que dan vida a la magia de estos cuatro personajes de un capítulo importante de la historia venezolana: María Antonia Bolívar, (Adriana Araque) Bolívar Niño, (Jamer Valecillos) Bolívar Adulto, (Jorge Luis García) y la Negra Matea (Violexis Salinas), con la participación especial de la Niña Brenda García

Los aspectos técnicos, de esta experiencia de televisión educativa, fueron realizados por estudiantes de Tiznados y la producción por los profesores de la escuela: Richard Cabrera, Noris Arévalo, Omar Martínez, Luisa Blanco y Nalvis Hernández, todos bajo la dirección general del autor y productor José Meléndez.

Documento histórico y educativo

Este cortometraje de corte histórico y educativo va a ser reeditado y post producido en los estudios del Ministerio del Poder Popular de Educación, durante el mes de julio y su producto final será utilizado como un documento histórico para el aprendizaje de los escolares.

Otras obras que se sumarán a las producciones de Meléndez son el video: Carta para un Amigo y el Tercer Video Productivo de las Escuelas Técnicas, que ya se encuentran en proceso de elaboración.

Este joven director de cine nació en Villa de Cura, estado Aragua, donde cursa estudios musicales, teatrales, y dancísticos.

Durante su experiencia ha realizado más de 60 talleres de formación con diversos maestros nacionales e internacionales.

Luego de escribir y dirigir varias obras de teatro asume el reto de hacer su primer trabajo audiovisual, sin contar con una plataforma tecnológica y el gran aparataje de la empresa cinematográfica, como se acostumbra a ver en las grandes películas, la intención es netamente educativa y formativa, todo se construye bajo el lema aprender haciendo y enseñando produciendo.

noviembre 5, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, CINE, EDUCACIÓN PREESCOLAR, HISTORIA, Uncategorized | , , , , , , , , , , | 8 comentarios

“UN FILM, AUTORES: EL PUEBLO, ZAMORA, BRITO, CHALBAUD…LA VILLA DEL CINE”.

PhotographerEn La Villa del Cine, y luego en el Teatro Teresa Carreño, disfrutamos una proyección de la recién nacida realización del Director Román Chalbaud: “ZAMORA”, cuyo autor literario Luis Brito G., también comparte con el General del Pueblo, Ezequiel Zamora, la sangre y el ardor de nuestro protagonista: El Pueblo.

Vimos la película fluir por la fase de La Guerra Federal, a través de nuestra Historia, imborrable en el trayecto de la luz que, más allá de la persistencia retiniana, perenne recorre trayecto al infinito, develando sus inmensas posibilidades didácticas. Ya meditando un muy poco, imaginamos su distribución a comunidades de compatriotas, su discusión y reflexiones, la confluencia del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, el M. del P.P. para la Educación, etc.; cine foros, sistematizados en comunas, centros comunales, núcleos productivos, didácticos, etc., con material impreso, complementario de videos, discos compactos, TV u otros medios, aprovechando experiencias de equipos docentes (“yo si puedo”, p.ej.), y proyecciones de La Villa con las alcaldías de Zamora y Plaza (Guarenas/Guatire, Edo.Miranda).

A veces, uno cree descubrir el hielo, el agua tibia, y hasta cree haber inventado el grito, pero el alborozo ante lo que se piensa nuevo y cercano, por posible, busca rasgar el aislamiento. Estemos realmente en Guatire y Guarenas, más y más tierra adentro, más en el País y aún más allá, con nuestro Satélite Simón Bolívar, comenzando quizás, con alguna prueba piloto de la serie que, para televisión se prepara…con las y los jóvenes estudiantes, vecinos inmediatos de “La Villa” y del futuro…Al fin y al cabo lo que tendríamos que hacer es seguir aprendiendo a arar en la tierra y en el mar, con enorme entusiasmo, propio de todo aquel que se siente y es revolucionario. El Pueblo inquebrantable, debe ser y será, como siempre, autor magnífico de su propia historia.

¡ZAMORA VIVE, LA LUCHA SIGUE!

octubre 28, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, CINE, EDUCACIÓN, HISTORIA, LITERATURA, LO CULTURAL/IDEOLOGICO, POLÍTICA | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Simón Rodríguez: MAESTRO DE NIÑ@S.

PRENSA YVKE Mundial/ABN
Miércoles, 28 de Oct de 2009. 10:34 am

250px-Simón_Rodríguez.jpg

Simón Rodríguez

Simón Rodríguez nació en Caracas el 28 de octubre de 1771. Hijo natural de Alejandro Carreño y Rosalía Rodríguez. Hermano del músico Cayetano Carreño.
Rodríguez fue filósofo, pedagogo, maestro y mentor de Simón Bolívar.Este virtuoso venezolano se caracterizó por seguir apasionadamente su ideal de pensar y enseñar en libertad plena.
De la infancia de Rodríguez se conoce muy poco. El carácter nada común de éste lo llevó a quitarse el apellido paterno y a quedarse sólo con el de su madre. En junio de 1814 se casó con María de los Santos Ronco, acto en el cual se declaró “expósito de esta feligresía”.
Desde muy joven Simón Rodríguez se dedicó a la educación y gozó del honor de ser el maestro de Simón Bolívar, en quien influyó notablemente. Toda su vida estuvo acompañada de ideas revolucionarias. Simpatizó con el movimiento independentista de Gual y España, y ante su fracaso, también él debió emigrar. Entonces se dirigió a Jamaica, donde estudió la lengua inglesa. Partió luego a Estados Unidos y finalmente a Europa.
La estadía del maestro en el viejo continente le permitió dominar el francés el italiano, el alemán y el portugués, profundizar sus estudios filosóficos y entrar en contacto con las teorías revolucionarias que pronto implantarían un nuevo orden político y social de alcance mundial. Todos estos conocimientos más tarde los vertiría en su más destacado alumno: el Libertador Simón Bolívar.

En Francia se encontraron maestro y alumno y de allí partieron a un viaje que los llevó a Lyon y Chambery, para luego atravesar los Alpes y entrar a Italia. En Milán, Rodríguez y Bolívar presenciarían la coronación de Napoleón Bonaparte como rey de Italia; y en Roma, el futuro Libertador de América se comprometería con el futuro de este continente, desencadenado del dominio español.
Rodríguez se separó de su alumno y a partir de 1806 inició una peregrinación por varios países de Europa.
De vuelta a América Bogotá fue sede de la primera escuela-taller fundada por el maestro, en 1824. En 1825, Bolívar recibió a su mentor en Lima y lo incorporó a su grupo de colaboradores directos, nombrándolo “Director de Enseñanza Pública, Ciencias, Físicas, Matemáticas y de Artes y Director General de Minas, Agricultura y Caminos Públicos de la República Boliviana”.
El 7 de enero de 1826 Bolívar regresó a Lima y Rodríguez permaneció en Bolivia, de aquí no volverían a verse más. Aquel año fundó la segunda escuela-taller, con proyecciones para toda Bolivia. Su labor no pudo continuar debido a sus ásperas relaciones con el Presidente de Bolivia, Antonio José de Sucre. Rodríguez renunció a su cargo.

El maestro se marchó a Arequipa, donde publicó el Pródromo de Sociedades americanas, en 1828, obra en la que insistía en buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica.
Desde Lima Rodríguez viajó en 1834 a Concepción (Chile) y allí se encuentra por segunda vez con Andrés Bello ya se habían visto en Europa. En Valparaíso escribió en el periódico El Mercurio. En 1842 viajó de Lima a Ecuador. De allí visitó varias localidades de Suramérica dejando rastro de su talento y creación inagotable.
Simón Rodríguez murió en una aldea peruana en 1854, pobre y sin hogar. Sus restos fueron trasladados en 1954 al Panteón Nacional, en el centenario de su muerte.
Algunas de las obras de Simón Rodríguez son: Defensa de Bolívar; El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, Defendidos por un amigo de la causa social; Observaciones sobre el terreno de Vincocaya; Luces y virtudes sociales.
No sin motivos Bolívar usaba el calificativo de “el Sócrates de Colombia” para referirse a su maestro.

octubre 28, 2009 Posted by | BIOGRAFÍA, EDUCACIÓN, HISTORIA, LO CULTURAL/IDEOLOGICO, POLÍTICA | , , , , , , , , | Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.