Taimaboffil's Blog

A la mujer, jóvenes y niñ@s, con pretendida óptica revolucionaria.

JOSEFA CAMEJO


Josefa Venancia de la Encarnación Camejo Talavera. El bello sexo que no temió a “los horrores de la guerra”

ENcontrARTE

Baje la versión PDF del artículo

  
…pareciera que es mentira
que el falconiano se olvida
que es legitimo heredero
de un libertario camino
que anduvo con rostro altivo
Doña Josefa Camejo…
                   Alí Primera / Falconía
 
El caso de Josefa Camejo es único en la historia de Venezuela.
Nacida en tierras del Estado Falcón, se dedicó con ardor a luchar por la independencia de nuestro país y no sólo en su ámbito local sino en varias regiones venezolanas.
Ella es una verdadera heroína nacional.
 
Eran tiempos de transformación de la estructura política, económica y social. Unos que luchaban por nuevas formas y otros que defendían el orden establecido. En aquel enfrentamiento profundo, Josefa Camejo tomó partido por la independencia, la que se alcanzó a costa de mucho esfuerzo y sangre del pueblo, en una lucha que se desarrolló, más con los propios hermanos que no deseaban la independencia, que contra el estado español que debilitado, casi no pudo oponerse a la misma. Huelgan los paralelismos con el presente: la historia dirá sobre las muchas Josefas que hoy habitan suelo venezolano.
 
Para entender cuan subversiva debió ser, debemos recordar que si bien eran tiempos de revolución y cuestionamiento, en esos años eran válidos principios de comportamiento social como los promovía Monseñor Ibarra, quien en 1802 expresaba lo importante que era que a las mujeres se les cuenten cosas sencillas, “pues no entienden y es tiempo perdido”, o los de Narciso Coll y Prat en 1811: “Mujeres opinando lo que no pueden saber, pueblo sufriendo” y no podían saber porque “no pueden comprender nada de filosofemas, ni de revoluciones políticas, ni de lectura” . La Iglesia Católica hablaba de la “inteligencia débil” de las niñas y en la imposibilidad de que entendieran, dados sus remilgos y su pereza. Las mujeres, entonces, no debían ser “bachilleras”, ni “varonas” sino pudorosas, castas y modestas, Y Josefa como mujer de lucha, fue “varona”.
 
Esta singular mujer, hija de Miguel Camejo y de Sebastiana Talavera y Garcés, nació en el fundo de Aguaque, en Curaidebo, Pueblo Nuevo, península de Paraguaná, Estado Falcón, el 18 de mayo de 1791, 16 años después de que en esa misma tierra y reflejando la incipiente influencia de las revoluciones angloamericana y francesa, el zambo libre José Leonardo Chirinos, comenzara la sublevación de negros y mestizos de Coro, que tuvo un trágico final.
 
La niña Josefa omenzó sus estudios en el colegio de las hermanas Salcedo de Coro donde recibió una esmerada educación. En esos dias comenzaron sus inquietudes políticas quizá impulsadas por las conversaciones que mantenía con su tío, quien con los años fue llamado “tribuno de la república”.
 
Más tarde continuó sus estudios en Caracas donde pudo entrar en contacto con la efervecencia de las ideas libertarias republicanas participando activamente en las acaloradas sesiones de la Sociedad Patriótica.
 
Eran los dias en que, desde España, el Consejo de Regencia envió comisionados para hacer que los venezolanos reconocieran la autoridad del nuevo cuerpo, los que llegaron a Caracas el 18 de Abril de 1810. Esa noche Josefa habrá sido una de las tantas y tantos que corrieron la voz “todos a la Plaza Mayor”. Y allí seguramente, estuvo ella desde las siete de la mañana de ese histórico 19 de abril.
La jovencita de 19 años no asistió a la sesión del Cabildo caraqueño que comenzó al llegar el Capitán General Vicente Emparan, pero habrá lo escuchado cuando desde el balcón preguntó a la muchedumbre si estaban satisfechos con su gobierno. Habrá visto al Canónigo Madariaga detrás de Emparan levantando el brazo, indicando al pueblo que contestara negativamente. Y habrá gritado mil veces desde la plaza “No, No, No”, a coro con la gente. Habrá escuchado a Emparan exclamar “pues entonces, yo tampoco quiero mando”. Y habrá saltado de alegría porque la revolución había triunfado al crearse “la Junta conservadora de los Derechos de Fernando VII”.
 
Pero la tierra que la vió nacer, Paraguaná, se sumó tardíamente al proceso independentista nacional. Debido a su estratégica ubicación, una vez declarada la independencia de Caracas en 1811, el gobierno realista de la Provincia de Coro, impuso un riguroso cerco vigilante sobre la península y esto impidió que la jóven Josefa, volviera inmediatamente a su tierra.En diciembre de 1815 se instaura la la Provincia de Coro que incluye las ciudades de Coro, Carora, Barquisimeto, Tocuyo y San Felipe, para erguirse como provincia autónoma en julio de 1818, al separarse de la Provincia de Caracas. 
 
En 1811, en Mérida, estado bajo el cuidado de su tio, Monseñor de Talavera y Garcés, para entonces Rector del Seminario de esa ciudad, conoce el Coronel Juan Nepomuceno Briceño Méndez, con quien contrae matrimonio. En compañía de su esposo y su madre Sebastiana se radica en Barinas donde participa en varios movimientos independentistas, Ante la amenaza de los realistas, Josefa Camejo encabeza un numeroso grupo de mujeres, ansiosas todas de participar también en la lucha armada, y el 18 de octubre de 1811 dirije una petición dirigida al Gobernador de la Provincia, Pedro Briceño del Pumar, mostrando la extrañeza de las mujeres barinesas porque «no se haya contado con ellas para proteger su seguridad … »
 
El documento titulado “Representación que hace el Bello Sexo al Gobierno de Barinas”; en que las firmantes enteradas de la invasión que intentaban los guayaneses por San Fernando, se ponían a la orden para la defensa de Barinas, sin ningún temor los horrores de la guerra. Un párrafo de la carta decía: “el amor a la Patria vivifica a los entes más apáticos y no hay obstáculos por insuperable que no venza. Nosotras, revestidas de un carácter firme y apartando a un lado la flaqueza que se nos atribuye, conocemos al día los peligros a que está expuesto el país; él nos llama a su socorro y sería una ingratitud no atender el llamado a unas vidas que sostiene. El sexo femenino no teme a los horrores de la guerra, antes bien, el estallido del cañón no hará más que alentar su fuego y encenderá el deseo de libertad que sostendrá a toda costa en obsequio del suelo patrio. En virtud, y deseando alistarnos en el servicio para suplir el defecto de los militares que han partido para San Fernando, esperamos nos tengan presentes y puedan destinarnos a donde les parezca conveniente…”
 
A principios de 1813, Barinas fue asediada por tropas realistas al mando de José Antonio Puey, por lo que el gobernador, Manuel Antonio Pulido se vio en la necesidad de llevar a cabo el traslado de la población hacia San Carlos en el Estado Cojedes, travesía en la que su madre muerió ahogada cuando cruzában el río Santo Domingo.
En San Carlos, los pobladores procedentes de Barinas se unieron a las fuerzas de Rafael Urdaneta. Josefa y su amiga Manuela Tinoco, vestidas de hombre y llenas de ideales de libertad, se suman a las tropas.
 
En 1814 se refugia en Nueva Granada –hoy Republica de Colombia–. En Bogotá, nace su primer hijo, Wenceslao y allí permanece hasta 1819, año en que entra triunfante a la capital Simón Bolívar.
 
A mediados de 1818 regresó a a Paraguaná, viajando disfrazada de vagabunda para que no la reconocieran. Allí organiza una rebelión en el caserío Aguaque, con esclavos que trabajaban en sus tierras. Derrotada se arroja al mar para salvar su vida.
 
Después de un tiempo en Barinas, en 1821 va a Maracaibo que acababa de pronunciarse por la independencia. Rafael Urdaneta le encomienda la tarea de levantar la provincia de Coro a favor de la independencia,
 
Sin embargo, se organiza para continuar la lucha y el 3 de Mayo de 1821 con un grupo de 15 hombres se presentó en Baraived, lugar donde descansaba el jefe realista José Chepito González, a quien enfrentó y derrotó. Tomó Pueblo Nuevo y con la ayuda del Comandante Segundo Primera, depone al gobernador y nombra a un gobernador civil – Don Mariano Arcaya – . Tras leer un manifiesto mediante el cual se declara libre la Provincia de Coro y en el que se juraba fidelidad a la República, marcha y toma el Puerto Real de La Vela y la ciudad de Coro, el 9 de Mayo.
 
No se tiene conocimiento sobre los últimos dias Josefa Camejo. Algunas versiones dicen que murió probablemente en Maracaibo en 1862 y otras en 1870. No ha sido posible ubicar su tumba, pero su sitio para la posteridad está reservado en el Panteón Nacional,
 
El 8 de Marzo de 2002, en ocasión de la ceremonia de incorporación simbólica de Josefa Camejo al Panteón Nacional, en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el presidente Hugo Chávez pronunció unas breves palabras elogiando su figura:
“En estas calles de Caracas Josefa Camejo estuvo junto a Simón Bolívar, Germán Roscio, José Félix Ribas, alentando su juventud caraqueña por la independencia, haciendo barra a Francisco de Miranda, dándole la fuerza de la juventud. Luego estuvo por Barinas a la orden del gobernador patriota de aquella región, defendiéndola contra los realistas, luego se fue a Mérida donde se casó y a Bogotá donde estaba en la primera fila en 1819 cuando Bolívar entró triunfante a aquella hermosa ciudad neogranadina después de la batalla de Boyacá”, relató el Presidente.
En el año 20, -prosiguió- en Maracaibo, Rafael Urdaneta le dió la orden de irse a Coro porque todavía aquella región estaba dominada por los realistas, por lo tanto, Camejo fue quien logró el pronunciamiento de Coro a favor de la Revolución y luego siguió su vida.
–Ella también vivió la frustración al ver que la Patria de Bolívar se vino abajo en 1830. Hoy le rendimos tributo, pues a Josefa Camejo, heroína y revolucionaria bolivariana y lo hacemos en el Panteón Nacional en honor a todas las mujeres patriotas de Venezuela, en honor a su coraje, amor y passion.
 
“Rescatemos y pongamos en alto los nombres y figuras de heroínas y héroes como Josefa Camejo, a quien hoy traemos al Panteón Nacional”.                                                                                   
 
FUENTES:
Nota:
Esta breve presentación del Personaje de ENcontrARTE 29 no pretende constituir un documento de relevancia investigativa sino resaltar y divulgar la importancia de una figura que ha jugado un papel trascendente en el proceso de rebeldía contra el orden establecido de su tiempo.
About these ads

enero 19, 2010 - Posted by | BIOGRAFÍA, HISTORIA, POLÍTICA | , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: